Quinto día de acampe en Puerto Buenos Aires

Quinto día de acampe en Puerto Buenos Aires

Los trabajadores de los gremios agrupados en la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (FeMPINRA) siguen con la protesta, que empezó el pasado sábado. El reclamo se debe a los 160 telegramas de despidos que Terminales Río de La Plata (TRP), envió luego de pedir el Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC). Sin embargo, la protesta se realiza también por la preocupación de los portuarios ante un intento encubierto de “monopolización” de la terminal.

“Acá hay una monopolización del movimiento portuario por parte de un determinado grupo económico, la Maersk. No puede ser que se monopolice y se haga una competencia a costa de los puestos de trabajo”, aseguró Juan Carlos Schmid, secretario general de la FeMPINRA.

“Todavía no empezó la transformación del Puerto y ya se ven estos problemas, en los que una empresa, un grupo dominante tiene como objeto tratar de hacerse con la mayor parte del negocio y no le importa dejar afuera a los trabajadores”, agregó el también triunviro de la CGT.

“A pesar de que aún no conocemos la respuesta del Ministerio de Trabajo sobre el aval al PPC que presentó TRP, muchos compañeros ya recibieron los telegramas de despidos en sus domicilios. Las autoridades del área tienen que intervenir para garantizar las fuentes de trabajo. Acá no hay saldos negativos para la empresa, sino estrategias empresariales de concentración” resaltó el sindicalista.

Ayer, los trabajadores recibieron el apoyo de Juan Pablo Brey, secretario general de Aeronavegantes. También estuvo Facundo Moyano, ex secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de Peaje y Afines (SUTPA), entre otros gremios afiliados a la Confederación Argentina de Trabajadores de Transporte (CATT) que se solidarizaron con la lucha.

Gustavo Figuerola, CEO de TRP, dijo que “la actividad cayó un 33 por ciento y podría caer un 27 más a partir de la concentración naviera”, según lo publicado por El Cronista. Sin embargo, los portuarios denuncian que el PPC que pidió la empresa es un intento camuflado de monopolizar en la compañía Maersk las operaciones portuarias, en una sola terminal, y así evitar la competencia. De ser cierto, muchos trabajadores se verían desafectados de sus puestos.

Schmid, que también conduce la CATT, analizó que “lo que está ocurriendo aquí, hace 20 días ocurrió con Télam, y en varias industrias, donde hay despidos y suspensiones. Habrá una pronunciada recesión en Argentina.”, concluyó.

Comentá la nota