Triaca: el “caso Sandra” expuso nuevo nepotismo en el SOMU

Triaca: el “caso Sandra” expuso nuevo nepotismo en el SOMU

El cuñado del ministro es el hombre fuerte en la intervención del sindicato de los marítimos. Ese mismo familiar fue el que le comunicó a la exempleada de la quinta de Boulogne que estaba despedida.

El escándalo de la mucama despedida por la familia del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, puso al descubierto un entramado al menos opaco del entorno del funcionario respecto del Sindicato de Marítimos Unidos (SOMU), intervenido desde hace casi dos años por el Gobierno nacional. A partir del suceso, que trascendió al conocerse un audio de Triaca con reproches contra la exempleada familiar Sandra Heredia, quedó en evidencia no sólo que la mujer había sido designada de manera poco clara en la intervención del gremio sino, sobre todo, que Sergio Borsalino, el cuñado del funcionario que luego la echó, es el hombre a cargo de la gestión de Cambiemos en esa entidad. 

Borsalino pasó así a integrar un extenso listado de parientes directos o políticos de Triaca con cargos en el Estado: semanas atrás se conoció la designación de Mariana Triaca, una de sus hermanas, como directora del Banco Nación, mientras que su pareja, Ernesto Reta, integra el directorio del Banco de Inversión y Comercio Exterior; otra de sus hermanas, Lorena, se desempeña como directora en la Agencia de Inversiones; en tanto que la esposa del ministro, María Cecilia Loccisano, es subsecretaria de Coordinación en el Ministerio de Salud. 

La tarea de Borsalino como hombre fuerte de la intervención del SOMU fue detallada por dirigentes y exsindicalistas y confirmada cerca del propio Triaca, donde se lamentaban por el papel preponderante que le dieron. No es, además, el único cuñado que figura entre los directivos: también el juez federal a cargo de la causa contra el exlíder del gremio Omar "Caballo" Suárez puso al frente de la obra social a Ramiro Tejada, hermano de su esposa. 

Desde febrero de 2016, cuando Canicoba Corral la ordenó, la intervención del SOMU se convirtió en una suerte de emblema de transparencia de la gestión de Cambiemos. Al punto que una de las funcionarias encargadas de ponerla en práctica, Gladys González, fue protagonista de la última campaña electoral como segunda candidata a senadora nacional por la provincia de Buenos Aires, banca que obtuvo detrás de Esteban Bullrich. 

Sin embargo, el resonante despido de Heredia exhibió otra faceta del manejo de Cambiemos del sindicato que nuclea a los trabajadores embarcados y que cuenta con unos 80 mil afiliados en todo el país. La propia exempleada declaró que en abril pasado fue nombrada por Triaca como delegada interventora del sindicato en San Fernando, al parecer con el objetivo último de recomponer su salario como casera de la quinta de Boulogne de la familia. Cerca del ministro admitieron el nombramiento pero lo desligaron de su otra labor. 

Siempre de acuerdo al relato de Heredia su despido, concretado semanas después del audio de Triaca ofuscado por no hallarla en la casa quinta a su llegada, corrió por cuenta de Borsalino el 6 de enero. El cuñado del funcionario fue quien intentó mediar con la exempleada para que aceptara su desvinculación sin mayores reclamos dinerarios ni legales. 

A partir del escándalo con la mujer el abogado Carlos Broitman, representante del "Caballo" Suárez, afirmó en radio que en el SOMU habría otros 250 casos similares de contratados por la intervención. Entre los dirigentes históricos del sindicato reconocieron la presencia de trabajadores puestos por esa gestión pero redujeron el número a menos de un centenar. En lo que coincidieron todos es que las decisiones en la entidad corren por cuenta de un triunvirato que integran, junto a Borsalino, el abogado Roberto Porcel (un especialista en casos de fraude marcario con cercanía previa, según la época, a Sergio Massa y Daniel Scioli), quien también pasó por la intervención del gremio de vigiladores (Upsra) y Alejandro "Serrucho" Gómez, un conocido en el ambiente de la CGT por haber tenido recorrido en instancias de crisis en varios sindicatos como el de tintoreros, el de juegos de azar (por el barco casino) y luego, en el SOMU.

Los tres quedaron en los hechos a cargo del sindicato a partir de la intervención a pesar del funcionario ocasional puesto formalmente en el puesto principal: Gladys González primero y, en la actualidad, Alfredo Bertonasco. Fue el equipo que al que Triaca le confió el desarrollo de las elecciones en el SOMU que se llevaron a cabo a fin de año. Ese proceso de varios días terminó, a pesar de las gestiones de los miembros de la intervención a favor del postulante Rubén Manno, con el triunfo de Raúl Durdos, un candidato que había promocionado Hugo Moyano y que contó con el apoyo de opositores al "Caballo" Suárez. 

El SOMU es un gremio de porte intermedio en el universo sindical argentino. Sin embargo es estratégico por varias razones: es el de más afiliados en el sector fluvial y, durante varios años, protagonizó una alianza sólida entre Suárez y el Centro de Capitanes de Ultramar, a cargo de Marcos Castro, que se proyectó no sólo sobre las paritarias sectoriales sino también en el manejo de la naviera Maruba. Pero también el SOMU cuenta con varios espacios de poder que van desde la obra social hasta la Fundación Azul, una escuela de capacitación, Maruba y otras firmas navieras y hasta una radio que se emite por internet, "Papa Francisco", entre otros.

Comentá la nota