Vidal posterga la convocatoria a los gremios docentes

Vidal posterga la convocatoria a los gremios docentes

Cuestiona que los sindicatos no hayan acordado la suba en diciembre; insistirá con el 15%

 "No se pongan ansiosos", sostiene la gobernadora María Eugenia Vidal cada vez que se le pregunta por la paritaria docente. El mensaje no está destinado a los periodistas ni a los funcionarios. Está destinado a los gremios que no quisieron cerrar una cifra de aumento en diciembre.

Ahora, Vidal afina el lápiz antes de convocarlos de nuevo en los próximos días. La dilación de la convocatoria es una respuesta a los gremios que no quisieron acordar el año pasado, a la espera de los ajustes en las tarifas.

La gobernadora sabe que la disputa es antes que salarial, política. Roberto Baradel, el líder de Suteba y hombre fuerte de Ctera, "tiene estos dos meses para ganar cartel", sostienen en el gobierno provincial.

La gobernadora no tiene apuro en jugar a los tiempos que propone el sindicalista por dos razones políticas antes que económicas: la paritaria de Buenos Aires -que concentra el 40% de la matrícula educativa- será espejo para todo el país.

Si se demora, otras provincias, como Córdoba, que cerró en un 11%, pueden marcar un rumbo distinto al que propone el Frente de Unidad Gremial, que ya rechazó de plano el 15% que impulsa la Casa Rosada.

Vidal este año no tiene elecciones. Y tiene la determinación de discutir más allá del salario docente, antes del 5 de marzo, día para el que está previsto el inicio de clases.

"Lo que los chicos pueden aprender en el aula va mucho más allá de la discusión salarial: tiene que ver con los contenidos", sostiene la gobernadora. "El tema salarial se está hablando desde noviembre", dice en su gabinete. Es cierto: Vidal convocó a los gremios luego de las elecciones de octubre. Hubo seis reuniones, aseguran cerca del ministro de Educación, Gabriel Sánchez Zinny.

En diciembre, el gobierno de Vidal aún proponía replicar la cláusula gatillo. Pero esa posibilidad pasó a revisión desde que el Gobierno ajustó la meta de inflación al 15%. La cláusula gatillo, que ajusta la suba según las variaciones que arroja el Indec, es inflacionaria, sostienen en el gobierno nacional. Vidal toma nota. Pero ahora los gremios exigen el instrumento que se negaron a suscribir en diciembre.

En medio de esta danza de cifras y de fórmulas -15% en cuatro cuotas es la última versión que manejaba el gobierno provincial y que los gremios ya rechazaron-, Vidal apuesta a cambiar el eje de la discusión y hablar de infraestructura y comedores escolares. En esa línea anunciará hoy una fuerte inversión en aulas, servicio alimentario y boleto escolar.

En primer lugar ampliará el servicio de comedores: todos los niños que asisten a escuelas públicas de nivel inicial o primario recibirán desayuno o merienda. Para eso se incorporarán 224 escuelas a las 7035 que ya tienen comedor. Además se construirán 647 aulas para los niños de 5 años entre 2018 y 2019. Vidal se propone así garantizar que todos los niños del ciclo inicial puedan acceder a la sala de 5 años. Las 647 salas demandarán una inversión de 1112 millones de pesos y beneficiarán a 32.309 alumnos.

Por otro lado, el gobierno provincial reemplazará 308 baños químicos que actualmente hay en 44 establecimientos educativos y sustituirá 57 aulas que son modulares, en 17 escuelas.

Por último extenderá el boleto estudiantil de 13 a 15 universidades. "Es el piso para empezar a hablar del inicio de clases", asegura Vidal.

Comentá la nota