Crece fractura Macri-Moyano y el Gobierno busca aliados en la CGT

Crece fractura Macri-Moyano y el Gobierno busca aliados en la CGT

MÁS TENSIÓN ENTRE EL EJECUTIVO Y EL PRINCIPAL SINDICALISTA. TRIACA EXPLORA ACUERDOS CON DIALOGUISTAS - La disputa verbal entre el mandatario y el dirigente se amplió en la previa a la marcha convocada por el camionero para el 22-F. Mañana, día clave en la central sindical para medir adhesiones a la protesta.

Mauricio Macri y Hugo Moyano dinamitaron ayer el último puente que los unía. El mandatario le recomendó someterse a la Justicia frente a las causas en las que se lo investiga y el camionero contestó a través de una carta plagada de chicanas y reproches. La escalada verbal precede al acto sindical de protesta convocado para el 22 de febrero por Moyano, que mañana tendrá un capítulo decisivo en la CGT. En paralelo, el Gobierno aceleró contactos con dirigentes gremiales dialoguistas para neutralizar esa marcha y, eventualmente, fortalecer al ministro de Trabajo, Jorge Triaca. 

El de ayer fue el capítulo más dramático de una relación pendular pero que sin embargo se pareció bastante a un romance político durante la campaña presidencial, con gestos mutuos y guiños de Moyano a favor de Macri, pero que se deterioró de forma acelerada en los últimos meses. La crisis con el camionero generó, de todos modos, un escenario propicio para la recomposición de vínculos entre la Casa Rosada y los "gordos" e "independientes" de la CGT, entre otros sectores que buscan salvaguardar la relación institucional. 

El primero en mover una pieza ayer fue Macri. En una entrevista radial dijo que el gremialista "no tiene que ponerse nervioso" sino "ir a la Justicia a demostrar que tiene todo en orden". Negó, además, una intervención del Ejecutivo en esos expedientes al señalar que "lo que hay hoy es una Justicia que despierta a actuar con independencia". De paso le recriminó por "meterse con una persona de 87 años" en alusión a su padre, Franco Macri. La semana pasada Moyano había dicho que en caso de ser encarcelado le gustaría compartir celda con el padre del jefe de Estado. 

La respuesta llegó por la tarde a través de una misiva pública. El camionero volvió sobre la alusión al padre de Macri y retrucó que el Gobierno "se ha metido y perjudicado gravemente a millones de jubilados", entre los que mencionó a su propia madre, Celina, con el cambio en la movilidad dispuesto en la reforma previsional. "Su desinterés por los jubilados quedó en evidencia cuando ni siquiera ha podido responderle a Mirtha Legrand cuanto era la jubilación mínima", chicaneó el sindicalista. 

Moyano contraatacó también en el plano judicial al recordar los expedientes judiciales que afrontó el mandatario y en los que incluso "ha sido procesado" y destacó que ambos tienen "una denunciante en común", por la actual diputada nacional Graciela Ocaña que tuvo al camionero como blanco de sus acusaciones en los últimos años pero también al propio Macri. 

El cisma tendrá su correlato en la interna de la CGT. Mañana se reunirá el Consejo Directivo de la central por impulso de Moyano y Luis Barrionuevo, que esperan en esa instancia obtener apoyo institucional a la marcha del 22. En un principio el encuentro iba a ser el jueves y bajo el formato de plenario de regionales del interior, tal como lo había convocado Pablo Moyano, secretario gremial de la CGT y segundo de Hugo en Camioneros, pero ante las posibles deserciones el sector optó por un encuentro más formal. 

La diferencia entre uno y otro encuentro es estratégica. En el Consejo Directivo los gremialistas resueltos a confrontar con el Gobierno creen tener chances de sumar la mitad más uno de los votos para darle carácter general a la protesta de los camioneros. Lo cierto es que dos de los triunviros, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, responden a Moyano y a Barrionuevo, respectivamente, y cada líder tiene dentro del órgano de conducción a varios dirigentes que levantarán la mano en igual sentido. Los dialoguistas "gordos" de los grandes gremios de servicios e "independientes" en general asociados a los oficialismos dan por sentado el escenario inverso: que la mayoría se pronunciará en contra de una marcha de protesta que, alegan, sólo busca blindar a Moyano de las causas judiciales que lo amenazan. 

Esos sectores no dispuestos a romper con Macri trazan su propia estrategia. Con el alegado propósito de rescatar la institucionalidad de la CGT por sobre los impulsos de los opositores circunstanciales negocian una reanudación del diálogo formal con el Gobierno. Esa instancia podrá ser un salvavidas para Triaca, necesitado de mostrarle a Macri un sindicalismo confiable para recuperar sustentabilidad en su cargo. Para los próximos días se prevé un encuentro entre el ministro y dirigentes de esos sectores dialoguistas y otros como las 62 Organizaciones.

Coment� la nota