Cruje el gremio de los pilotos por el vuelo de LATAM a Miami

Cruje el gremio de los pilotos por el vuelo de LATAM a Miami

Es por el “interchange” con aviones chilenos y tripulación argentina que autorizó el Gobierno. APLA lo condena.

La semana que viene será crucial en no pocos aspectos para el mercado aerocomercial. El jueves 26 es el plazo que dio la jueza federal Martina Isabel Forns para que el aeropuerto "low cost" de El Palomar comience a funcionar con un horario restringido, desde las 7 hasta las 22. Salvo una resolución en sentido contrario por parte de la Cámara Federal de San Martín, a partir del próximo jueves las dos aerolíneas "low cost" que operan en El Palomar deberán limitar sus horarios de operación y, por consiguiente, sus vuelos.

Pero aun antes de esa fecha, el lunes 23 será el primer vuelo de LATAM Argentina a Miami con aviones Boeing B767 de matrícula chilena y tripulación argentina: será el debut del controvertido "interchange", que ya generó una medida de fuerza de los pilotos a principios de julio y que el Gobierno autorizó el mes pasado.

Ese mismo día, la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) realizará en su sede de la calle Lezica una asamblea que incluye, en su "orden del día", tratar el tema "interchange". Si el gremio que conduce Pablo Biró termina votando contra esta modalidad (hasta ahora, esa es la postura pública de APLA), los 237 pilotos de LATAM afiliados a APLA quedarán entre la espada y la pared.

Si todos los pilotos de LATAM, incluidos los 50 que hoy vuelan a Miami, optaran por acatar lo que dice el gremio y se niegan a volar en aviones de matrícula chilena, LATAM Argentina ya les comunicó que levantará la ruta a Miami. La dura posición de la empresa de capitales chilenos y brasileños puso a sus empleados ante una disyuntiva de hierro: si se cierra la ruta a Miami, no sólo quedarían sin trabajo muchos de los pilotos, tripulantes de cabina y mecánicos de LATAM Argentina, sino que se les corta la posibilidad de un mayor desarrollo profesional, ya que todas las demás rutas de LATAM Argentina son de cabotaje.

De todas maneras, delegados de LATAM aseguraron a Clarín que está completamente descartada la opción de no volar. "Los pilotos de LAN Argentina (sic) van a volarlos aviones con matrícula CC (de Chile),  posición que ya conoce la conducción de APLA", aseguraron. "La  totalidad del grupo (de pilotos de la compañía) concuerda en esta posición, volaremos los aviones que nuestro empleador nos asigne siempre que los mismos estén ajustados a las normas y reglamentos argentinos".

Ante esa posibilidad, no pocos comandantes y copilotos están analizando escindirse de APLA y crear un gremio aparte, tal como 25 años atrás lo hicieron los pilotos de Austral. Así lo aseguraron a este diario fuentes del sector. Voceros de APLA, consultados por Clarín, no dieron respuesta.

En ese sentido, ya existe un antecedente importante: en julio, 164 de los 238 pilotos de LATAM enviaron una nota a la conducción de APLA, con un pedido concreto: que les dejaran las manos libres para decidir ellos, sin intervención del gremio, sobre el tema del "interchange". En la nota solicitaron que el asunto fuera tratado en una asamblea, lo cual ocurrió hace un mes. La postura de Biró y el resto de la conducción de APLA no se movió un centímetro. Días después de aquella asamblea, el colectivo Sindicato Aeronáuticos Unidos (que agrupa a cinco gremios aeronáuticos encabezados, precisamente, por APLA), condenó toda la política aerocomercial del Gobierno nacional, incluido el "interchange" de LATAM Argentina.

Por otra parte, en LATAM Argentina la escisión gremial no es una novedad: sus tripulantes de cabina están afiliados mayoritariamente a la Asociación de Tripulantes de Cabina de Pasajeros Argentina (ATCPEA), un gremio que tiene su sede en Ciudadela, en la misma dirección que la que encabeza Natalia Fenchuk. Los tripulantes afiliados a la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) que encabeza Juan Pablo Brey no soy mayoría dentro de LATAM.

Lo mismo ocurre con los técnicos aeronáuticos de esta empresa: hay más afiliados a Unión Sindical de Trabajadores Aeronáuticos (USTARA), encabezados por Guillermo Cruz Quival, que a la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA) que encabeza el histórico Ricardo Ciriellli.

Fuentes del sector, sin embargo, consideraron "poco probable" que los pilotos de LATAM quieran romper con su gremio. "Hay un sentido de pertenencia importante. Pero a la vez, la conducción de APLA entiende que el interchange representa más competencia contra Aerolíneas Argentinas", sintetizó una fuente al tanto de las movidas internas de los pilotos.

Coment� la nota