Desafío al Presidente de un aliado gremial por beneficiar a Moyano

Desafío al Presidente de un aliado gremial por beneficiar a Moyano

Juan Saillén, hijo del líder del sindicato de recolectores de basura de Córdoba, le pidió a Fernández "que se ponga los pantalones"

El clan Saillén continúa siendo noticia, y no solo por la investigación judicial que mantiene en prisión al poderoso líder del gremio de recolectores de basura de Córdoba (Surrbac), Mauricio Saillén, y a su segundo, Pascual Catrambone, acusados de asociación ilícita, lavado de dinero, usura agravada y administración fraudulenta junto a otras 17 personas vinculadas al gremio.

A pocos días de que la Casa Rosada nombrara un interventor en el Surrbac, Juan Saillén, el hijo del dirigente gremial que en las últimas elecciones ocupó el quinto lugar en la boleta de diputados nacionales del Frente de Todos, le envió una advertencia al presidente Alberto Fernández. "¡Que se ponga los pantalones, que se ponga a trabajar y que se acuerde de que la mitad de los argentinos son pobres!", le dijo.

El mensaje, que parecía circunscribirse a la crisis, tomó otro cariz en la frase siguiente, como informó el diario La Voz: "Que [Fernández] se acuerde de eso en vez de andar satisfaciéndole los egos políticos a Hugo Moyano... ¡ A Hugo Moyano en Córdoba no lo queremos!", completó Saillén.

El conflicto entre los Saillén y Moyano viene de larga data. El detenido líder del clan, Mauricio Saillén, fue un exaliado que rompió el gremio camionero en la provincia para armar uno propio (recolectores de residuos) y con el que Moyano mantiene una feroz disputa en los tribunales por los fondos de la obra social.

Mientras se fortalecía en Córdoba, Mauricio Saillén afianzó también sus vínculos con las administraciones peronistas y radicales de la provincia y la capital cordobesa, sin dejar de lado una prédica cercana al kirchnerismo. El año pasado fue el soporte central de la campaña del Frente de Todos en ese distrito.

Pero fue durante la misma campaña que comenzaron las tensiones. "En la situación de Franco Saillén, yo me bajaría de la lista", dijo Fernández cuando el hijo del líder del clan fue procesado. Juan Saillén se negó a renunciar.

Ads by 

El miércoles pasado, y a pedido de la Justicia Federal, el Ministerio de Trabajo de la Nación designó a Alberto Ricardo Ramón Simón como interventor del Surrbac. El abogado quedó facultado para "ejercer los actos conservatorios y de administración necesarios para subsanar las irregularidades existentes" y a normalizar la situación luego de "años de incumplimientos".

Las palabras elegidas en la resolución publicada en el Boletín Oficial no deben haber caído bien en el clan de los Saillén. Tampoco la foto que, al día siguiente, se conoció de la cena que compartió Hugo Moyano y sus hijos con el ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni. El combo se completó ayer cuando se supo que Moyano ubicó a dos de sus hombres en ese ministerio.

"Que (Fernández) se acuerde de eso en vez de andar satisfaciéndole los egos políticos a Hugo Moyano... ¡A Hugo Moyano en Córdoba no lo queremos! No nos dejemos pisotear por los porteños", tronó Juan Saillén el viernes, durante un acto con afiliados del gremio.

Ayer, Saillén matizó sus dichos, aunque recordó que fue el propio Fernández quien pidió que "si se salía del camino se lo hiciéramos saber".

Comentá la nota