El Gobierno busca acordar el 15% con los gremios cercanos

El Gobierno busca acordar el 15% con los gremios cercanos

Pretenden disciplinar a los sindicatos díscolos

La táctica de que las paritarias tengan como punto máximo el 15% para evitar más incentivos al incremento de los precios sigue siendo vital para el Gobierno. Agazapados, los sindicatos deben agregar nuevos trucos para superar la máxima de "perder por poco", con el deterioro del poder adquisitivo sin frenos. A la prioridad de cierre de la negociación de mercantiles que comanda Armando Cavalieri, le contrasta el 9% que les ratificaron a los bancarios de Sergio Palazzo, porcentaje que ese sindicato calificó de obsceno a conciencia de que la vara no solo tiene condimentos económicos sino que apunta al tono correctivo contra Palazzo por su liderazgo en la Corriente Federal (CFT).

Partida la negociación nacional de los docentes, a la jurisdicción provincial, el camino de estatales aparece también como travesías de riesgo moderado. Más confrontación con ATE y menos en UPCN. La Casa Rosada envió el mensaje completo: techo de hormigón sin claúsula gatillo, algo que las cifras de la economía no le garantizan como aceptable a los sindicatos.

El abanico de acuerdos que solía presentar el kirchnerismo incluía también a los empleados de Comercio, UOCRA y estatales como trazo grueso para ejemplificar el tope paritario de época. Para la época de Cambiemos a ese núcleo el Gobierno no contaría con demasiados escollos para ofrecer también a la UTA en el muestrario de paritarias libres.

Ese sindicato marcó la cancha con su decisión de no adherir al último paro de la CGT contra la reforma paritaria, más que una señal.

Va de suyo que la declaración firmada en Mar del Plata por clásicos jefes sindicales respecto a "discusión salarial libre y carente de cielorraso" algunas organizaciones tomaron respiro del mensaje. Fue el prólogo antes de los nuevos disparos de Luis Barrionuevo, muy cómodo en el uso de metáforas respecto a "evitar pisarle la cola al león" como consejo no pedido al Gobierno durante el pasado fin de semana.

A la espera de discusiones que no serán accesibles, como Camioneros, Aceiteros y los ya mencionados bancarios, la Casa Rosada también apuesta a que el episodio del ministro Jorge Triaca baje de temperatura para restarle el poder que necesita para sostener su techo del 15%.

Comentá la nota