Macri eliminó un fondo para la industria naval y activó una protesta gremial

Macri eliminó un fondo para la industria naval y activó una protesta gremial

Borró dos artículos de la ley de promoción sancionada en diciembre. Este marte se debate en la bicameral.

Mauricio Macri eliminó un fondo para incentivar a la industria naval y retomó la bronca de los sindicatos que el año pasado peregrinaron por una ley de promoción y finalmente lograron su sanción a fin de año.

Claro que no contaban con la astucia presidencial: antes de fin de año un decreto de necesidad y urgencia borró los dos artículos que disponían recursos para potenciar la construcción de buques y la ley quedó convertida en un texto declamativo.

"Se elimina el incentivo y se compra material bélico en Francia, que bien pueden hacer nuestros astilleros. La ley así no sirve. Es sólo una enunciación", protestó el senador chubutense Alfredo Luenzo, que recibió a los sindicatos en el Senado, donde mañana se debatirá el veto presidencial en la bicameral de trámite parlamentario.

La ley de promoción a la industria naval fue sancionada a fin de año, pero un DNU de Macri eliminó el fondo de incentivos para construir buques. Sólo les permitirán importar sin aranceles y acceder a líneas de créditos. 

Cambiemos tendrá mayoría para aprobar el dictamen y si bien la oposición siempre puede unirse en los dos recintos para eliminarlo, la fusión del kirchnerismo y el peronismo dialoguista no parece sencilla.

"La Comisión de Presupuesto como todos los diputados del oficialismo aprobaron el proyecto que ahora el gobierno vetó. Nos sentimos estafados. Esto impide el funcionamiento de la industria naval y deja renga a la marina mercante", protestó Juan Speroni, secretario general del Sindicato Argentino de Obreros Navales y Servicios de la Industria Naval.

El artículo 10 de la ley, que eliminó Macri en el DNU, es el que crea el "Fondo para el Desarrollo de la Industria Naval Nacional (FODINN)", con un monto inicial de 1500 millones de pesos con destino a fondear "bienes de capital, equipamiento, infraestructura y tecnología para los astilleros, talleres navales y estudios de ingeniería naval argentinos".

"Esa asignación es contraria a la ley de administración financiera que obliga a especificar la fuente de recursos asignados al presupuesto", justifica Macri en el DNU. El otro artículo borrado es el 13, que sostiene incentivos para compras de bienes de capital a industrias nacionales, vigentes por un decreto de 2001.

La ley fue un histórico reclamo de los gremios para reactivar la industria naval y la circulación de buques nacionales por las aguas argentinas, poblados de banderas extranjeras. Como siempre en estos casos, la principal traba era la abultada carga impositiva.

El Gobierno nunca estuvo de acuerdo con ceder recaudación fiscal por este tema pero el proyecto se coló en la agenda de cada fin de año del Congreso: se aprobó en 2016 y Cambiemos aceptó, con retoques, sancionarlo en diciembre.

Los incentivos no son muchos: se quita aranceles a la importación de materiales y se promueven líneas de créditos. El fondo especial era lo más relevante, pero ya no está.

Otros sindicalistas presentes en el Senado fueron Eduardo Pérez y Jorge Tiravassi, del Centro de Capitanes de Ultramar, Francisco Banegas, Denis Vilardo, y Diego Seimandi, de ATE Ensenada Astillero Río Santiago; Julio González Insfran, del Centro de Patrones de Cabotaje, Carlos Fabián del Río Pablo Loza Tomaselli, de A.A.E.M.M., Alfredo Bazzan y Carlos Garro, del Sindicato de Obrero Navales Zona Norte.

Comentá la nota