Crisis en la UTA: la oposición volvió a marchar para pedirle la renuncia a Fernández

Crisis en la UTA: la oposición volvió a marchar para pedirle la renuncia a Fernández

A casi un mes de la cinematográfica toma del sindicato de colectiveros, la oposición a la actual conducción de Roberto Fernández regresó a esa sede para entregar un petitorio en reclamo de su renuncia y la realización de "elecciones urgentes".

Luego de los violentos episodios del 16 de diciembre pasado, los sectores disidentes de la UTA, agrupados en las más de 50 líneas de colectivos de la empresa DOTA y liderados por el dirigente Miguel Bustinduy, regresaron al edificio del barrio porteño de Balvanera pero en esta oportunidad no se registraron incidentes.

En medio de la interna con Roberto Fernández, once delegados de líneas como la 550, la 257, la 91 y la 161 se presentaron por la tarde de ayer en la sede de la calle Moreno al 2900, que estuvo vallada desde el mediodía a modo de prevención, y cuatro de ellos lograron ingresar para entregar un documento.

En el petitorio volvieron a dejar los reclamos que habían motivado la violenta ocupación del edificio del mes pasado cuando se llevaron a cabo todo tipo de destrozos en su interior.

Entre ellos figuran los pedidos de renuncia de Fernández, el llamado a "elecciones libres" y mejoras en las prestaciones de la obra social del gremio.

A diferencia de los incidentes ocurrido hace un mes, cuando Roberto Fernández debió atrincherarse en la terraza del edificio durante varias horas y salir custodiado por la Policía, esta vez el titular de la UTA no se encontraba en la sede.

El jefe de gremio estaba en esos momentos reunido con el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, para acordar la aplicación de las cláusulas gatillos contempladas en el acuerdo paritario de los colectiveros firmado bajo la gestión de Mauricio Macri.

El "díscolo" Bustinduy cuenta con apoyo del camionero Hugo Moyano, quien está enfrentado desde hace años con Roberto Fernández y sueña con desbancarlo de la UTA para volver a tener una alianza con ese gremio clave, como la que tuvo durante la década de los noventa, cuando la conducción del sindicato de colectiveros la ejercía su amigo Juan Manuel "Bocha" Palacios.

Coment� la nota