Los gremios volvieron a rechazar la oferta de Vidal y peligra el inicio de clases en la provincia

Los gremios volvieron a rechazar la oferta de Vidal y peligra el inicio de clases en la provincia

La gobernadora pedirá hoy seguir negociando con los alumnos en las aulas; el sindicato de porteros de escuelas convocó a una huelga y Baradel dijo que así "no se pueden abrir las escuelas"

 El inicio de clases peligra en la provincia de Buenos Aires: el Frente de Unidad Docente rechazó la última oferta salarial de María Eugenia Vidal -del 15 por ciento más cláusula de revisión- y convocó a asambleas para resolver si comienza el ciclo lectivo. En tanto, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), que agrupa a porteros, anunció ayer paro para el lunes y martes próximos.

"No se pueden abrir las escuelas sin los auxiliares que las limpian", dijo ayer Roberto Baradel, el secretario general de Suteba, que tiene una postura más dura contra el gobierno. Este sindicato no adoptó aún una posición unánime ante el inicio de clases, pero Baradel corre con la presión de una línea interna del sindicato de La Matanza que ya anunció paro hasta el miércoles próximo.

Para evitar la huelga la gobernadora María Eugenia Vidal se dirigirá a los maestros hoy en la apertura de la Asamblea Legislativa. Se espera que pida seguir discutiendo salarios y condiciones laborales con los niños en las aulas.

La jefa del Estado enviará un mensaje directo a los maestros y a los porteros para intentar persuadirlos de dialogar con los chicos dentro de las escuelas.

Lo cierto es que ayer todo el Frente de Unidad Docente -que incluye seis sindicatos- rechazó la tercera propuesta de Vidal, que consistió en una suba fija del 15 por ciento y la posibilidad de revisión en octubre, de acuerdo con el índice de la inflación.

Además propuso un pago por presentismo de 6000 pesos para los maestros que no falten en 2018 y un pago extra de 4500 pesos para los docentes que hayan tenido asistencia perfecta en 2017.

Pero los gremios rechazaron de forma unánime la oferta. "En la negociación de 2016 se incluyó en el acta la cláusula de revisión. Los gremios solicitaron la apertura y el gobierno no la ejecutó cuando había un desfase inflacionario", dijo la presidenta de la Federación de Educadores Bonaerenses, Mirta Petrocini.

La titular de la FEB dijo que los docentes van a discutir en asambleas hasta el viernes a última hora la resolución que adoptarán frente al inicio del ciclo lectivo. "Tenemos el diélogo abierto. Para que haya diálogo no puede haber imposiciones. Tienen que ir a las bases para discutir ofertas salariales, no medidas de fuerza", dijo desde el Ministerio de Asuntos Públicos, Federico Suárez.

"No tienen que ser los chicos rehenes de esta toma de decisión", agregó. "No está bueno que como sociedad tengamos que discutir inicio o no de clases cuando estamos dialogando", dijo el ministro. "No hay fecha tope para el diálogo", remarcó.

La negociación está hoy empantanada. Los sindicatos quieren que Vidal vuelva a garantizar la cláusula gatillo, el instrumento para actualizar los salarios según la inflación, más allá de la pauta que se pueda acordar en una negociación anual. Esta cláusula se aplicó el año pasado cada tres meses y corrigió el aumento de modo acorde con el índice de variación de precios. Pero el mecanismo fue rechazado este año por el gobierno de Mauricio Macri para evitar una escalada inflacionaria en otras paritarias que aún están por discutirse.

María Eugenia Vidal buscó un instrumento distinto para comenzar a las clases. La cláusula de revisión, a diferencia de la cláusula gatillo, no establece una corrección automática y se abre una vez al año. La idea del gobierno es seguir discutiendo con los niños en las aulas.

Pero entre los gremios comienza a tomar volumen la alternativa del paro: un sector de Suteba de La Matanza, la línea Multicolor, ya anunció el no inicio de clases para el lunes, martes y miércoles próximos.

Comentá la nota