Macri buscará conciliar los reclamos de la CGT y de los empresarios

Macri buscará conciliar los reclamos de la CGT y de los empresarios

Sus ministros los recibirán pasado mañana, para la segunda reunión tripartita; iba a ser hoy y se pospuso

Con el objetivo de llegar a fin de año sin desbordes sociales ni críticas desmedidas, y optimista con relación a su vínculo con gremios y cámaras empresarias, el Gobierno recibirá pasado mañana en Balcarce 50 a la cúpula empresaria y la flamante conducción cegetista, interesada en un compromiso oficial antidespidos, extender el bono de fin de año y un proyecto más abarcativo de pago del impuesto a las ganancias.

"No vemos un clima raro ni complejo. Hay predisposición para encontrar las salidas a los problemas", afirmó a LA NACION el ministro de Trabajo, Jorge Triaca , uno de los encargados del diálogo con la conducción de la CGT que hoy lideran Juan Carlos Schmidt, Carlos Acuña y Héctor Daer. El encuentro, previsto originalmente para hoy, se postergó dos días por la conferencia "Industrialización, Progreso Social", de la Unión Industrial Argentina (UIA), donde el propio Presidente estará mañana por la tarde.

Para la Casa Rosada, la idea será continuar el diálogo tripartito iniciado el 19 de octubre pasado, cuando los mismos actores se reunieron en la Casa Rosada. El denominado plan productivo, con detalles de planes de obras de infraestructura e inversiones, será el tema que introducirán en el encuentro los ministros Rogelio Frigerio (Interior), Guillermo Dietrich (Transporte) y Juan José Aranguren (Energía). Se espera la presencia del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y de otros funcionarios del gobierno de Cambiemos.

Más allá de los argumentos del Gobierno, y luego de la movilización compartida del viernes pasado con los movimientos sociales al Congreso, la CGT irá con su propia agenda. Además del pacto antidespidos (preocupan especialmente los del sector industrial), la CGT insistirá en el proyecto parlamentario de emergencia social y alimentario que ya fue aprobado por el Senado, y preguntará por el alcance de la reforma del impuesto a las ganancias que el Gobierno presentaría en los próximos días. El propio Daer -diputado nacional por el massismo- sostiene el proyecto de su bloque, muy distante de la moderada suba que proponen en la Casa Rosada. "Esta CGT con los movimientos sociales no va a dudar en tomar las medidas que tenga que tomar para que nos escuchen", dijo Schmidt. en una velada amenaza antes de la reunión.

Desde el Gobierno le quitan dramatismo a la intensidad del reclamo. "La CGT apoya el proyecto de emergencia social, pero sabe que es impracticable", afirmó un funcionario, en línea con las expresiones del propio Presidente, que ayer en una entrevista con el matutino Clarín afirmó: "De ese lugar (de la pobreza) se sale trabajando, no por una ley", afirmó Macri .

Tranquilidad

En el Gobierno tienen en la mira a dos díscolos de la nueva CGT: el camioneroPablo Moyano , que ocupa la secretaría gremial, y el ex intendente de Quilmes Francisco "Barba" Gutiérrez, secretario de interior cegetista. La presencia de ambos dirigentes está en duda para la reunión de pasado mañana. "Está todo bastante tranquilo tomando en cuenta que la economía tarda en arrancar", reconoció un funcionario, y dio como ejemplo la "moderación" que en las últimas semanas evidenció el bancario Sergio Palazzo, que también negocia un bono de fin de año para su sector.

Hoy mismo, la reunión de la UIA servirá para afinar los términos del diálogo. El ministro de Producción, Francisco Cabrera, se encontrará con varios de los empresarios que estarán en la Casa Rosada, mientras que Triaca también tendrá "reuniones preparatorias" con los caciques cegetistas.

El presidente de la UIA, Adrián Kaufmann Brea; el de la Cámara Argentina de Comercio, Jorge Luis Di Fiori, y el titular de la CAME, Osvaldo Cornide, participaron de la reunión del 19 de octubre y casi con seguridad estarán también en la de pasado mañana. Insistirán en la rebaja de aportes patronales como incentivo para generar nuevos empleos, un reclamo compartido por un sector del Gobierno, incluida la diputada Elisa Carrió, que pidió medidas en ese sentido en una entrevista con LA NACION publicada ayer.

Pero en línea con la impaciencia presidencial por las inversiones que se demoran, también hacia el empresariado habrá reclamos. "Los empresarios siempre se quejan de los costos laborales, pero no es que dicen: «Si me los bajan, invierto de manera inmediata». Están todos viendo qué pasa", afirmaron a LA NACION fuentes del Gobierno. El reciente triunfo de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos introdujo un factor adicional de incertidumbre, aunque los funcionarios aseguran que las inversiones prometidas desde el exterior llegarán de todos modos.

"Ustedes son líderes de la sociedad. Tienen que dar el ejemplo (...) Llamémosla competitividad, productividad o romperse el traste. Pero si cada uno de ustedes quiere que se crezca, hay que crecer en el trabajo de cada uno", les dijo Macri el 20 del mes pasado. Sigue pensando lo mismo, aseguran cerca de él.

Los objetivos que se plantea cada sector

Gobierno

Con otra agenda

Los representantes del Gobierno irán a la reunión con los detalles del plan productivo con el que esperan reactivar la construcción y atraer nuevas inversiones. Buscarán alentar a los empresarios para que concreten las inversiones anunciadas en algunos casos, mientras le pedirán comprensión a la CGT por el demorado proyecto de modificación del impuesto a las ganancias y la "imposibilidad" de aprobar la ley de emergencia social y alimentaria que los gremios impulsan junto con los movimientos sociales.

Empresarios

Expectativas y reclamos

La cúpula empresarial que irá a Casa Rosada tendrá objetivos dispares. Desde la Unión Industrial Argentina se escucharán elogios, pero también reclamos de protección ante la importación de productos, mientras sectores como la CAME alertarán por la baja del consumo y el aumento de los precios de los alimentos a pesar de la baja en los índices de inflación. La baja en los aportes patronales es otro punto que plantearán los empresarios, esta vez con apoyo de una parte del Gobierno.

CGT

Ganancias y empleo

El flamante triunvirato que conduce la CGT irá a la reunión días después de encabezar un reclamo junto con los movimientos sociales en el Congreso. Reclamarán por la ley de emergencia social, el freno a los despidos, el bono de fin de año y las reformas al impuesto a las ganancias. A pesar de haber postergado un paro nacional hasta el año próximo, la cúpula cegetista intentará lograr alguna concesión extra del Gobierno cuando se siente frente a los ministros en la Casa Rosada.

Coment� la nota