Reacción de la CGT frente al pedido de prudencia de Macri a los sindicatos

Reacción de la CGT frente al pedido de prudencia de Macri a los sindicatos

Schmid dijo que hay un clima de malestar en los gremios por la caída del empleo; reunión con el PJ

 vínculo entre la Casa Rosada y la CGT vuelve a estar guiado por la tensión. Surgió ayer un nuevo cortocircuito ante el pedido de moderación de Mauricio Macri y el rechazo del gabinete económico a una posible reapertura de las paritarias. La tirantez se acentuó justo cuando habían comenzando a aceitarse lasnegociaciones entre funcionarios y sindicalistas para intentar neutralizar el posible paro nacional que la central activaría en octubre, con el apoyo de las dos vertientes de la CTA, el PJ y los movimientos sociales.

"No hemos escuchado una sola voz de los sindicatos confederados que no tenga reclamos por la caída del empleo y la caída del poder adquisitivo", planteó Juan Carlos Schmid, uno de los integrantes del triunvirato de mando de la CGT tras una reunión con José Luis Gioja, titular del PJ, y antes del encuentro que la conducción de la entidad unificada mantuvo con la Iglesia.

La respuesta de Schmid, quien abogó por una relación "más fluida" entre la CGT y el PJ, apuntó directamente al pedido de moderación que había hecho anteayer el Presidente delante de una tribuna de empresarios. La réplica, además, ratificó el desafío gremial: el viernes de la semana próxima los 124 gremios que integran la central obrera debatirán sobre el rumbo político y económico, y facultarán al consejo directivo para activar un paro nacional o un plan de lucha, con movilizaciones de protesta.

"La CGT ha mostrado prudencia en estos nueve meses de gobierno. En las reuniones de consejo directivo no hubo una sola voz que no exprese su malestar. Creo que ése será el clima dominante en el confederal del 23", dijo Schmid a LA NACION.

Al pedido de "prudencia" y "sentido común" que exhortó Macri, se le sumó ayer el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, quien les envió un mensaje a los gremios que reclaman la reapertura de las negociaciones salariales. Desde el Foro de Negocios, el funcionario argumentó que, dado que las paritarias se acordaron con subas de 2,5% mensuales, cada mes que la inflación sube menos de 2,5%, los salarios recuperan poder adquisitivo. Y aclaró que la inflación viene en retroceso desde hace dos meses, según las estadísticas oficiales.

En la CGT, en cambio, entienden que la reciente caída de la inflación responde a la recesión de la economía y a la baja del consumo. Formalmente, hubo dos gremios que presentaron su pedido de reabrir paritarias: los docentes nacionales y los bancarios. El frente de gremios docentes acordó en febrero un alza anual de 32% sin contar los pagos no remunerativos. Los bancarios, en tanto, suscribieron en marzo un trato de 33% en un solo tramo.

El bancario Sergio Palazzo formalizó el pedido con una nota al Ministerio de Trabajo. Argumentó que "la realidad se ocupó de desmerecer total y absolutamente" lo negociado a principio de año producto de "los aumentos de precios que día a día aquejan a los trabajadores". Además, planteó "el peso" del impuesto a las ganancias y "la falta de una política clara, definida, pero a no lesiva" de los salarios "sobre las tarifas de servicios públicos esenciales".

En medio de esta incertidumbre, hay un importante grupo de sindicatos que está en plena negociación del segundo tramo de su paritaria. Los casos de Comercio y los albañiles de la Uocra, que acordaron subas semestrales de 20 y 22% respectivamente, son los más trascendentes. Ambos gremios pretenden replicar el trato para los seis meses próximos y completar el año con subas superiores o iguales al 40%.

Las paritarias, en general, estuvieron por encima de los pronósticos iniciales del Gobierno, que contemplaba una inflación anual de entre "20 y 25%", según lo expresó Macri durante su viaje a Davos, en enero. La ronda de negociaciones salarial cerró en su inmensa mayoría con aumentos que fueron del 31 hasta 41 por ciento.

Comentá la nota