"El silencio de las calles es la voz que el Gobierno debe escuchar"

"El silencio de las calles es la voz que el Gobierno debe escuchar"

El líder de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, sostuvo que el nivel de acatamiento al paro nacional fue "mucho mayor" a lo que preveían y pidió a la presidente Cristina de Kirchner que "escuche el silencio de las calles".

El camionero se pronunció de esa forma al brindar una rueda de prensa en la sede de la CGT de Azopardo, acompañado por los dirigentes de su central y los demás organizadores de la huelga, entre ellos el titular de la CTA opositora, Pablo Micheli, el de la Federación Agraria (FAA), Eduardo Buzzi, y los gremialistas de la CGT Azul y Blanca de Luis Barrionuevo, Ricardo Cirielli y Carlos Acuña.

Allí los sindicalistas hablaron de un acatamiento de "más del 90 por ciento" de los trabajadores de esas centrales y lanzaron fuertes críticas contra los funcionarios dela Casa Rosada que previamente habían salido a descalificar la jornada de protesta.

El variopinto arco sindical que se unió para la huelga contra el Gobierno concurrió en pleno a la rueda de prensa que se realizó en el emblemático salón Felipe Vallese, donde se analizaron los resultados del paro.

Estuvieron ahí, además de la plana mayor de las CGT y CTA opositoras, el delegado de la línea ferroviaria Sarmiento, Rubén "el Pollo" Sobrero, el dirigente del Polo Obrero, Norberto Pitrola, y el líder de la FUA, Emilio Cornaglia.

Y al momento de tomar la palabra, todos los sindicalistas coincidieron en que si el Gobierno sigue sin dar respuestas "se profundizarán" las medidas de fuerza.

Además destacaron que hubo trabajadores de gremios de la CTA de Caló y la CTA de Hugo Yasky que se plegaron al paro, pese a que sus líderes no adhirieron, y entre ellos nombraron a los docentes de CTERA, los mecánicos de SMATA, los metalúrgicos de la UOM y trabajadores del subte y de algunas líneas de colectivos que están en la UTA.

"Hoy es un día de fiesta, donde todos los que hemos cumplido esta jornada tan importante nos sentimos con enorme satisfacción porque sabemos que estamos cumpliendo con nuestro deber", sostuvo Moyano y agregó que "sin ninguna duda ha sido una jornada que ha tenido una adhesión mucho mayor que lo que imaginábamos".

"Realmente se ha expresado en el vacío que hemos encontrado en la ciudad, en los establecimientos, en las rutas. Ha sido una jornada realmente importantísima y yo me imagino que el silencio de las calles y en las empresas es la voz que el Gobierno debe escuchar", apuntó en conferencia de prensa en la sede de la CGT.

El líder camionero también envió un mensaje a la CGT oficialista del metalúrgico Antonio Caló, al señalar que "seguramente otros no sentirán la misma satisfacción de defender los intereses de los trabajadores" y repudió las críticas de los ministros, al señalar que "como ocurre siempre desde la épocas de los militares se intenta desvirtuar el reclamo de los trabajadores con funcionarios de cuarta que dicen cualquier disparate".

Y criticó especialmente -sin nombrarlos- al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y al senador Aníbal Fernández por sus cuestionamientos al paro: "Parece que algunos nos quieren denunciar por extorsión pero yo no me voy a ir en un baúl de ningún coche", dijo sobre este último.

Además, destacó especialmente el rol que jugaron Sobrero y el titular del gremio de Señaleros, Raúl Epelbaum, al señalar que "gracias a ellos dos tuvimos casi el 100 por ciento del sector ferroviario sin funcionar", donde la mayoría de los gremios no responden al moyanismo y están dentro de la CGT de Caló.

Por su parte, el titular de la CTA Pablo Micheli se esperanzó en que el Gobierno tenga la "madurez política" que mostraron las centrales sindicales, quienes -sostuvo- pese a sus "diferencias" se pusieron "del lado de los trabajadores".

"Esto demuestra que el Gobierno ha perdido el control de los gremios, por eso debería que hacer lo que hicimos nosotros y juntar esta diversidad, porque tenemos diferencias entre nosotros, pero esas diferencias no nos impidieron para ponernos del lado de los trabajadores", indicó.

Finalmente, el sindicalista Carlos Acuña, en representación de la CGT Azul y Blanca que lidera Luis Barrionuevo, remarcó que "la CGT es una sola y va a estar unida en la acción para defender a los trabajadores".

"La Presidenta debe dejar la soberbia para lograr humildad, a este Gobierno le hace falta humildad para escuchar a los trabajadores. Este conflicto va a continuar y va a incrementarse la lucha si no tenemos soluciones", completó Ricardo Cirielli, de APTA.

Coment� la nota