El Gobierno encontró su "techo Cavalieri" para dar la señal de moderación al mercado en medio de las paritarias

El Gobierno encontró su

Tras regresar Triaca de Europa, la paritaria de Comercio, que alcanza a un millón de empleados, cerró en un 15% en línea con la meta oficial del IPC. Pero empresarios y el gremio esperan una inflación superior. El desafío del Gobierno para imponer un nuevo tope a las negociaciones salariales.

El Gobierno avanzó en las últimas horas en su plan de moderar las paritarias de este año al destrabar una suba del 15% en Comercio, en línea con la pauta oficial. La negociación es clave por ser la más grande del sector privado, con 1,2 millones de empleados, pero además porque llega en un momento de presiones inflacionarias y de conflictividad gremial en bancos y educación.

Si bien la intención del Gabinete era lograr el cierre en enero, el entendimiento terminó de concretarse el viernes por a las 10 en el Ministerio de Trabajo, con la presencia de su titular, Jorge Triaca. El funcionario arribó ese mismo día de su gira por Europa acompañado de una comitiva sindical, de la que formó parte el gremio mercantil liderado por Armando Cavalieri.

De esta manera, el macrismo envía una fuerte señal al resto del sindicalismo pero también al empresariado, luego de los cortocircuitosque enfrentó la semana pasada con los industriales de la UIA. Además de las importaciones, las tarifas y el pobre crecimiento del sector manufacturero, las paritarias también son un motivo de tensión con los ejecutivos.

En el Palacio de Hacienda creen que los privados se desentienden del rumbo inflacionario tomado por el Gobierno. Y que, muchas veces, toman una postura bastante flexible al negociar con los sindicatos para evitar conflictos. Ese sería el caso de algunas ramas del transporte de carga que, según informó Camioneros, acordaron finalmente otorgar el bonoreclamado de $9.500.

En cambio, el trato entre el sindicato y las tres cámaras de la actividad (Cac, Came y Udeca) viene de anclar los salarios de un rubro de peso en sintonía con la meta oficial de inflación, del 15%. En concreto, consiste en un incremento en dos tandas, del 10% en abril y otro del 5% en agosto, no acumulativo, con una cláusula de revisión no automática en enero de 2019. Así el sueldo inicial, con presentismo, pasará de los actuales $ 21.000 a $ 23.500 en agosto.

"Es la pauta de inflación que se espera. Las paritarias que se han cerrado hasta ahora siguen esa pauta, no es un techo pero es lo que se espera. Y contempla un resarcimiento para recuperar poder adquisitivo", explicaron a iProfesional desde la cartera de Triaca.

La expectativa ahora del Gobierno es que la recomposición se refleje en el consumo. La combinación de devaluación, suba de tarifas y combustibles se sintió en las ventas minoristas, que cayeron en febrero 1,5% interanual, según el último relevamiento de la Came. Pero tanto los empresarios como Cavalieri prevén que la inflación superará este año el aumento salarial pactado, por lo que será moderado su efecto sobre la demanda.

"Nuestros economistas estiman una inflación de entre el 19 y 21%, pero el Gobierno espera que sea menor, por eso incluimos la revisión", explicó a iProfesional el titular de Came, Fabián Tarrio. El empresario aseguró que las ventas no vienen como preveían y que "al trabajador se le redujo el poder adquisitivo", pero aseguró que "se sacrificó rentabilidad para reactivar el mercado".

Puja abierta

El nuevo convenio de los mercantiles se alinea con las paritarias ya cerradas, en su gran mayoría de sectores dialoguistas. Colectiveros, obras sanitarias, municipales porteños, tintoreros y aceiteros de San Lorenzo arreglaron subas en torno al 15% en hasta tres cuotas. En varios casos las subas incorporan además beneficios extra en su "letra chica", como ajustes por inflación, sumas no remunerativas y adicionales, incluido el cierre anticipado.

Con todo, Cavalieri no descarta revisar el acuerdo antes de enero, aunque los empresarios lo condicionan a que ocurra una situación "extraordinaria". 

"El hecho de que quede sentada una cláusula en enero no quita que si hay un desfasaje, indudablemente nos vamos a sentar en la mesa (antes de enero), ya lo hemos hecho y entendemos que el sector empresario no es de hierro en sus posiciones", dijeron desde el sindicato.

El sector viene de acordar en enero pasado una suba del 6%, dividida en tres tramos mensuales del 2%, por la activación de la cláusula de revisión luego de que en 2017 sellaran una suba del 20%, por debajo de la inflación de ese período, que fue del 24,8%.

En tanto, los otros gremios que están próximos a cerrar aumentos son Luz y Fuerza y los estatales de UPCN, encabezados por Andrés Rodríguez, que tienen pendiente una suba del 5,8% por la cláusula revisión del acuerdo pasado. Los obreros de la construcción, que negocian una recomposición del 15%, con la posibilidad de una revisión a los seis meses. 

Todos ellos formaron parte de la comitiva que durante 10 días se reunió con los ministros de Trabajo de España, Holanda y Alemania. En esos países también conocieron de primera mano los consejos de diálogo socialy conversaron con sus pares sobre los temas que los preocupa, como el cambio tecnológico y las nuevas formas de contratación flexibles que se extienden por Europa.

El clima ameno que compartió Triaca con los sindicalistas aliados contrasta con las críticas que disparan los sectores "duros", nucleados alrededor de Hugo Moyano. El líder de los maestros bonaerenses, Roberto Baradel, ya adelantó que no va a firmar una "pauta a la baja", cuando la Provincia -aseguró- tiene recursos de sobra del pacto fiscal, y tampoco permitirá el cierre de escuelas en las islas del Tigre.

En tanto, los bancarios rechazaron en los últimos días una nueva oferta de las entidades financieras. "Una propuesta insuficiente en porcentaje, 15%, en inaceptables cuotas. Muy lejos de la realidad aun, de los aumentos de precios, de los tarifazos, de sus propios números sobre inflación, y de sus ganancias", advirtió el gremio liderado por Sergio Palazzo.

Sobre esas actividades ahora el Gobierno intentará avanzar con su "techo Cavalieri".

Coment� la nota