Tras bajarse, Santa María dijo que la marcha de mañana profundiza la grieta sindical

Tras bajarse, Santa María dijo que la marcha de mañana profundiza la grieta sindical

Sin nombrar a Moyano, destacó que la mayoría de los gremios no apoya la convocatoria

El titular de los trabajadores de edificios (Suterh) Víctor Santa María marcó las diferencias que lo alejaron de participar en la protesta del 21F. El dirigente no solo es solo voz gremial, en terreno político es uno de los gestores para los puentes de complicadísima arquitectura por la unidad del peronismo.

Fijando postura por primera vez respecto a la movilización de pasado mañana ante BAE Negocios, Santa María señaló que los roles de quienes integran la CGT, también obligan al mínimo respeto básico y la busca de consensos. Sin nombrarlo apuntó a Hugo Moyano y los convocantes del 21F, en su estilo. "Como titular de mi organización, charlamos con los compañeros que nos acompañan y llegamos a la certeza de que no podemos seguir agigantando la grieta que se aprecia en el movimiento obrero. Una marcha donde no participa la mayoría de los sindicatos no ayuda a minimizar esa franja que nos divide".

Santa María y Carlos Acuña fueron dos notas altas en los que dijeron "no" a la convocatoria que pusieron sobre sus espaldas Hugo y Pablo Moyano, además de la Corriente Federal, dos de las CTA, movimientos sociales y fuerzas de izquierda. Para el caso del líder del Suterh hubo una situación de realce para el mundillo cegetista. Así como Acuña "se bajó" de la concentración luego de convocar a la misma, Santa María ocupó el lugar de la mesa del consejo directivo donde habitualmente se sienta Héctor Daer (referente del sector dialoguista y ausente en ese encuentro), en ocasión de que Azopardo confirmara su aval al 21F. El "más que detalle" tuvo alto impacto en la interna de la eterna interna de la central obrera.

Santa María no opinó al respecto pero en su entorno consideran que "no fue casual" la escenografía ni la secuencia de las fotos que ilustraron esa reunión que marcó en alto perfil la división sindical.

Sin nombrar a los Moyano u otros convocantes el jefe del Suterh refrendó su criterio en ejes de pacificación y análisis. "Cuando un dirigente gremial habla mal de otro par no ayuda a la unidad de las organizaciones en su conjunto. Es el debate que nos tenemos que dar entre los trabajadores".

Ante la repregunta respecto de que la grieta tiene al menos la extensión del océano Atlántico consideró: "Sí, pero siempre que entre compañeros podamos hablar con un marco de respeto podremos zanjarla. Ahora una marcha de estas características no ayuda a ese objetivo de unidad que pretendemos para el movimiento obrero".

También en diálogo con este diario Omar Plaini (Sivendia) estimó que la crisis actual marca el final de la etapa de superestructuras para las centrales obreras, Santa María consideró al respecto que en lo inmediato hay desafíos impostergables. "Me parece interesante debatir qué CGT queremos. Es bueno debatirlo entre todos, porque no nos divimos en iluminados o no. Entre otros temas que agenda pretendemos llevar adelante para el futuro inmediato, como elegiremos autoridades dentro del sindicalismo".

Respaldo formal del PJ bonaerense

El PJ bonaerense anunció ayer su adhesión a la marcha de mañana, en tanto que el PJ nacional y el porteño evitaron realizar un pronunciamiento por diferencias internas. “Un grito de corazón: con los trabajadores, siempre.

El 21 febrero los trabajadores quieren hacerse escuchar”. Así se titula el comunicado del PJ provincial.

A nivel nacional, pese a que su presidente, José Luis Gioja, manifestó su posición a favor de la marcha, el peso de los gobernadores peronistas que mantienen sintonía con el gobierno, imposibilitó una manifestación ofiicial. “Es más fácil que cada PJ distrital fije su propia posición”, explicaron a NA fuentes del PJ.

Coment� la nota