Dialoguistas capitalizan soledad gremial de Moyano para quedarse con la CGT

Dialoguistas capitalizan soledad gremial de Moyano para quedarse con la CGT

La puja del camionero con Macri fortaleció a los grupos de gordos e independientes, que aguardarán un tiempo para llamar a un congreso y nominar una cúpula unipersonal

"Me voy del triunvirato, no da para más. Tenemos que convocar a un congreso y elegir ya una nueva conducción". Claro y concreto, ese fue el mensaje que Juan Carlos Schmid, la pata moyanista del trío de conducción de la CGT, le transmitió el miércoles a Andrés Rodríguez, secretario adjunto de la central obrera y referente del sector independiente. Apenas había culminado la masiva demostración de fuerza que Hugo Moyano logró consumar en medio de la escalada en su enfrentamiento con la administración de Mauricio Macri y con el telón de fondo de la ola de denuncias judiciales que lo tienen en la mira. El aporte del Sindicato de Camioneros, movimientos sociales y agrupaciones políticas consolidó la multitud que pobló la esquina de 9 de Julio y Avenida Belgrano, que en cambio naufragó por la ausencia total de respaldo de los grandes gremios cegetistas. Desde esos sectores, que engloba tanto a los grupos de gordos como independientes, coincidían ayer en analizar que salían fortalecidos por la pulseada del camionero contra el Gobierno, aunque rechazaron acelerar los tiempos para hacer efectivo ese envión mediante la nominación de una nueva conducción. "Cuando decante esa pelea, habrá definiciones, no antes", sinceró un importante referente de uno de esos espacios.

En su visión, el escenario gremial que emergió de la movilización moyanista no se sintetiza en la idea de dos CGT: "por un lado está Moyano, por otro la mayoría de gremios de la CGT que no participamos", afirmó el dirigente, para quien la marcha reflejó en toda su dimensión la "debilidad" del camionero en la interna sindical.

Pese a ello, desde el espacio remarcaron que dificilmente antes de abril o mayo pueda convocarse a un congreso de la central obrera en la búsqueda de designar una nueva conducción, esta vez de carácter unipersonal. En el mientras tanto la vida institucional de la entidad se volverá obsoleta a la espera del desenlace de la puja de Moyano con la Casa Rosada.

Lejos de esa posición, Schmid insiste en que el ciclo del triunvirato que integra con Héctor Daer (Sanidad) y Carlos Acuña (estacioneros) está "agotado", por lo que reclama apurar los tiempos para definir una nueva conducción. El dirigente, el único del trío que compartió escenario de la protesta de Moyano, ya decidió su salida de la conducción. La "indisciplina orgánica" que en su visión se produjo en el interior de la central obrera ante la convocatoria al último paro general en diciembre durante el tratamiento legislativo de la polémica reforma laboral sumado a la sensación de falta de respaldo del propio espacio moyanista fundamentaron esa determinación. "Hice todo lo posible por fortalecer el proceso de reunificación, pero lamentablemente ha quedado trunco", comentó el dirigente ante referentes de su confianza.

El quiebre interno de la CGT también jaquea la figura de Luis Barrionuevo. Su actitud de llamar a la marcha junto a Moyano y después dar un paso al costado activó el repudio abierto tanto de aliados del camioneros como de los grandes gremios, que reclaman su salida de la entidad.

Coment� la nota