Semana clave en la CGT, que empieza a delinear su futura conducción

Semana clave en la CGT, que empieza a delinear su futura conducción

Un sector postula a Daer, de Sanidad y actual triunviro. Los críticos lo emparentan como afín a la Rosada. Schmid, otro líder actual, pidió resolver el "estado de desorden"

De cara a las elecciones de autoridad de mitad de año, la CGT atravesará una semana relevante, ya que el jueves se reunirá al Consejo Directivo para poner en marcha de manera oficial ese proceso, mientras se suceden las reuniones sectoriales para posicionarse en la futura conducción que, se presume, será más cerca al Gobierno nacional.

 

 

 

El orden del día del encuentro de la treintena de secretarios generales que integran la conducción fue convocado para las 14 del jueves en la sede de Azopardo al 800. En el plan sobresalen dos puntos: uno es "la implementación de los mecanismos estatutarios al efecto de renovar las actuales autoridades de la CGT" y el segundo es sólo una cuestión formal, al señalar que se tratarán "asuntos administrativos".

 

 

Un día antes, mañana al mediodía, habrá una reunión sectorial del MASA y algunos gremios del transporte en la sede del sindicato de Petroleros que comanda el senador Guillermo Pereyra, donde se delinearán reclamos que se llevarán a la reunión ampliada del Consejo Directivo. Podrían participar también de este encuentro algunos gremios que hasta ahora miraban desde afuera las reuniones de rearmado de la CGT, como UOM y SMATA.

 

 

Si bien los dirigentes siguen sin hablar de nombres para la jefatura cegetista, de las reuniones reservadas que se realizaron en las últimas semanas se desprende que estaría acordado entre los diferentes sectores que los "gordos" e "independientes", que se vienen moviendo en bloque y reúnen a la mayor cantidad de congresales, ubicarían al secretario general, cargo para el que suena con fuerza el actual triunviro Héctor Daer, principal referente en la actualidad del gremio de Sanidad.

 

 

Por su parte, los sindicatos del transporte ubicados en los grupos cegetistas de la CATT y el MASA se reunieron la semana pasada para unificar una postura y llevar al resto de los sectores el reclamo para que sea ese sector, clave a la hora de garantizar el éxito o fracaso de una huelga, el que promueva al secretario adjunto, es decir el números dos de la futura CGT. El líder de la Unión Ferroviaria, Sergio Sasia, y el de los maquinistas de trenes de La Fraternidad, Omar Maturano, se asoman como los dirigentes para ocupar ese codiciado sillón.

 

 

En la futura conducción se acoplarán también los dirigentes del sector de las 62 Organizaciones Peronistas (Uatre, Gas, Personal Jerárquico de AFIP) que no formaban parte de la actual CGT y el desafío es llevar además a sindicatos que aún dudan, como UOM, Smata y los que se acaban de distanciar del moyanismo, como por ejemplo, Dragado y Balizamiento, Judiciales, Seguro y Cerveceros.

 

 

Como críticos de la actual CGT, y de la de los "gordos", que definen como funcional a Casa Rosada, se ubican el dirigente de Camioneros, Pablo Moyano, y el titular de los bancarios, Sergio Palazzo. Ninguno, aún, cerró su paritaria, por diferencias con la pauta oficial del 15% que se impulsa desde el Ejecutivo y que, cláusula de revisión mediante, acordaron gremios como la Uocra, Comercio, Obras Sanitarias y la UTA, entre otros.

 

 

Quien se expresó ayer sobre el futuro de la central obrera fue otro de los triunviros actuales, Juan Carlos Schmid. El titular del sindicato de Dragado y Balizamiento aseguró que la CGT "está cruzada por la interna del peronismo" y que eso la llevó a un "estado de desorden". Al mismo tiempo, planteó que una vez que se nomine a la nueva conducción se definirá si se realiza una nueva medida de fuerza contra el Gobierno. "En la reunión del jueves comienza un proceso de renovación en la CGT. El problema no es el triunvirato, sino que los sindicatos deben aceptar las decisiones que se toman", apuntó.

 

Comentá la nota