Acuerdan bonos de $5.000 de base en el transporte público

Acuerdan bonos de $5.000 de base en el transporte público

Lo cobrarán colectiveros y ferroviarios, que retomarán paritarias en marzo. En el subte el plus superará los 10 mil pesos. La industria sigue pendiente.

Los trabajadores del transporte público automotor y ferroviario recibirán un bono de fin de año de $5.000 como mínimo a cambio de retomar las negociaciones salariales a partir de marzo de 2017. En tanto que el personal del subte cobrará al menos 10 mil pesos entre este mes y febrero próximo. En el caso de los colectiveros y ferroviarios se prevé que el adicional será cubierto por partidas extra de subsidios al transporte. 

Ayer finalizó con un acuerdo la negociación de los cuatro sindicatos del ferrocarril, que percibirán una "gratificación solidaria" en dos cuotas iguales de $ 2.500 en enero y febrero. A ese monto se agregará "una suma fija no remunerativa equivalente al 10% de los sueldos básicos por enero, febrero y marzo", que en promedio oscilará los 2.500 pesos por cada mes, le dijo anoche a este diario Sergio Sasia, el secretario general de la Unión Ferroviaria, el gremio de mayor número de afiliados del sector. 

El entendimiento alcanzó también a los maquinistas de La Fraternidad, los señaleros (ASFA) y el personal jerárquico del tren nucleado en Apdfa tras un encuentro con los directivos de las compañías de pasajeros y de carga y de la Operadora Ferroviaria del Estado (Sofse) en el barrio de Retiro. Y se concretó un día después del paro de facto que montó la mayoría de sindicatos del transporte a través de una serie de asambleas que se extendió entre las 4 y las 12 en casi todas las actividades. 

Entre los cuatro gremios se calcula que unos 45 mil trabajadores quedarán alcanzados por el acuerdo. El primer ítem establece el pago de una suma fija no remunerativa del 10% de cada salario básico como adicional para el primer trimestre del año. Con sueldos básicos (sin adicionales) promedio de 20 mil pesos en el sector dijeron que ese monto oscilará entre 1.600 y 3.500 pesos por mes. En marzo las partes acordaron retomar las discusiones para definir un aumento salarial para el primer semestre del año, con efectos retroactivos al 1 de enero. 

Así, un guarda del ferrocarril que percibe un sueldo total en bruto de 32 mil pesos y un básico de $20 mil, cobrará 2 mil pesos más en enero y otro tanto en febrero y en marzo. En paralelo, como una suerte de bono percibirá $2.500 más en la primera semana de enero y el mismo monto en la segunda de febrero (igual para todas las categorías de los cuatro gremios). Y en abril, mayo y junio, su salario dependerá del aumento porcentual definido en la paritaria global, con impacto también sobre el primer semestre en caso de no ser superior al 10% pactado ayer. 

También hubo en reserva un acuerdo en valores similares de la Unión Tranviarios Automotor, el gremio de los colectiveros, con las empresas de transporte de corta, media y larga distancia que estableció el pago de un bono de fin de año por un total de $5.000 dividido en 3.000 pesos por diciembre, mil más por enero y los restantes mil con los sueldos de febrero próximo. 

Los montos adicionales surgen de las negociaciones que disparó el acuerdo marco entre el Gobierno y la CGT para habilitar bonos de fin de año en el sector privado sobre una base referencial de 2.000 pesos. Sin embargo, a poco del cierre del año son contados los gremios que pudieron resolverlo hasta ahora. Entre ellos, Camioneros (un total de $7.260 en cuatro cuotas mensuales), Asociación Bancaria (entre $8.000 y 12 mil pesos, de acuerdo a la categoría), 

En el subte, en tanto, el sindicato de la actividad (Agtsyp) pactó con la concesionaria Metrovías bonos que arrancarán en 10 mil pesos. Según el acta a la que accedió este diario se fijó un pago extraordinario de $5.000 con los salarios de diciembre (que se pagan en enero) y un monto variable para enero y febrero, de entre 1.300 pesos y $3.000 de acuerdo a la categoría del empleado. 

Entre los gremios que mantienen abiertas sus negociaciones por un bono figuran el de Alimentación, que hoy protestará frente a todas las cámaras empresarias del sector en el país ante la negativa a abonar un mínimo de $2.000 de fin de año, a pesar de que el presidente y el vice de la Unión Industrial, Adrián Kaufmann Brea y Daniel Funes de Rioja, respectivamente, pertenecen a la actividad y suscribieron el acuerdo marco con la CGT.

Héctor Morcillo, de la Federación de la Alimentación, explicó que la cámara patronal de la actividad apenas ofreció "sugerirles a las empresas pagar $2.000 y dejar afuera las economías regionales, en particular la arrocera y la frutihortícola", lo que a su juicio implicaría "romper el convenio". Además dijo que la propuesta fue desarrollada "en cómodas cuotas" por parte de los empresarios. 

En la otra punta, la federación de aceiteros de Rosario, relacionada con la exportación de derivados de la soja, espera pactar esta misma semana un bonus superior a los 26 mil pesos. También restan definir sus bonos otros gremios como la Unión Obrera Metalúrgica (UOM).

Coment� la nota