El Gobierno busca cerrar la paritaria de la Uocra en 15%

El Gobierno busca cerrar la paritaria de la Uocra en 15%

Es el techo al que aspira llegar Macri en la mayoría de las negociaciones. Es uno de los gremios que se muestra cercano.

El Gobierno intentará mostrar en los próximos días que su batalla con Hugo Moyano no alcanza a otros gremios grandes de la estructura de la CGT. En particular, la Casa Rosada está colaborando para que la Uocra, el sindicato de la construcción, cierre su paritaria en el orden del 15%, el número mágico que baraja el presidente Mauricio Macri para las negociaciones salariales.

La Uocra no solo es uno de los gremios de mayor peso –simbólico y concreto– sino que forma parte de los “dialoguistas” a los que el Gobierno cuida especialmente. Además de los “gordos”, junto a José Luis Lingeri (de Obras Sanitarias, que cerró un acuerdo hace diez días muy similar al que se apresta a firmar Martínez) y Andrés Rodríguez, de los estatales de UPCN, tiene un diálogo fluido con los funcionarios nacionales.

Conflictividad sindical. La paritaria de los empleados de la construcción también servirá para marcar un camino, que hoy está minado por el conflicto docente. Según la Casa Rosada, la Uocra fue uno de los grandes beneficiados por “el modelo M”: tanto en lo que refiere a la obra pública como al crecimiento del sector inmobiliario en el sector privado. “Gerardo no tiene por qué ponerse confrontativo, su gremio creció como pocos”, apunta a este diario uno de los funcionarios del Ministerio de Trabajo.

Detrás del “Negro” Martínez aparecen dos ministros: por un lado, Jorge Triaca, titular de la cartera laboral y el animador de las fotos con paritarias cerradas para condicionar a Moyano y sus aliados; y por el otro Rogelio Frigerio, el ministro del Interior, quien armó un buen vínculo con el cacique sindical bajo las obras públicas, vivienda en particular, que ejecuta en su área.

Martínez, junto a Lingeri, además firmaron el año pasado un acuerdo de “productividad” junto al presidente Macri, una suerte de “Vaca Muerta” de la vivienda, donde el Gobierno se comprometía a construir unas 100 mil viviendas en los próximos años mientras la Uocra colaboraría modificando su convenio colectivo de trabajo, una de las obsesiones del ministro Triaca. Para la firma de este convenio también fue clave la intervención del Ministerio del Interior.

Pasado común. El “Negro” Martínez y Macri se conocen hace largos años. Fueron los años en que el presidente trabajaba en Socma, el holding de su padre Franco, cuando, a través de la constructora Sideco, tenía que negociar con la Uocra. Otro que solía dialogar con Martínez era Nicolás Caputo, el empresario íntimo amigo del Presidente, cuya constructora, Caputo SA, es una de las principales desarrolladoras inmobiliarias del país.

El gremio de la construcción, además, decidió no acompañar la marcha de Moyano el 21 de febrero pasado y fue, junto a otro grupo de sindicatos, uno de los que planteó que “las soluciones se plantean con una mesa de diálogo”, lejos de las movilizaciones y la confrontación que planteó el líder camionero en la 9 de Julio.

En este marco, en el Gobierno observan con detenimiento cómo se reconstituirá la CGT tras el “efecto Moyano”. En principio, se descarta al líder de la Uocra como secretario general ya que están impulsando a algún sindicalista “más joven” y con menos pasado. Pero creen que Martínez puede ser la columna vertebral para una reconversión, y saneamiento, de la central obrera en medio de las disputas con Camioneros y sus aliados, en particular Bancarios, y también los docentes de la CTA.

Coment� la nota