Los gremios desafían a Prat Gay y piden aumentos por encima del 30%

Los gremios desafían a Prat Gay y piden aumentos por encima del 30%

El ministro de Hacienda habló de una inflación del 25% y amenazó con despidos. Los diálogos sindicales.

Los sindicatos no están dispuestos a cerrar paritarias por menos del 30%, pese a la advertencia de Alfonso Prat Gay sobre posibles pérdidas de puestos de trabajo si se exigen aumentos despedidos.

“Dónde le aprieta el zapato y hasta qué punto puede arriesgar salarios a cambio de empleo", fue la frase del ministro de Hacienda, quien auguró una inflación de entre el 20 y el 25%.

La amenaza se hizo sentir entre los gremios, que mientras esperan las paritarias ensayas nuevos reacomodamientos para enfrentar al gobierno de Mauricio Macri.

El sector más belicoso es la CTA de Hugo Yasky, que esta tarde brindó una conferencia de prensa para repudiar a Alfonso Prat Gay y aclarar que no aceptará techos en las paritarias.

“No hay convocatoria al pacto social, como quiere el Gobierno, si no se respeta la paritaria libre, se garantiza el pleno empleo y si no se suspende la caza de brujas sobre los trabajadores estatales”, sostuvo Yasky, en referencia a los despidos masivos en el Gobierno nacional.

En diálogo con LPO, Yasky anticipó que pedirá “un 35% de aumento como referencia” pero con “una revisión semestral” que tome en cuenta el aumento del costo de vida. “Vamos a seguir los movimientos de tarifas, combustibles y el dólar, que volverá a subir a mitad de año”, advirtió.

Lejos de la época en la que interactuaba con Cristina Kirchner, Yasky no se conforma con los gremios de su central obrera y ya salió a buscar aliados para un plan de lucha que puede llegar en marzo, si las paritarias no son las esperadas.

Se acercó a los gremios de la CTA de Pablo Michelli, sobre todo a la Asociación de Trabajadores Argentinos (ATE), liderada por Hugo Godoy y al frente de la pelea por los despidos en el Gobierno.

Y planea un acuerdo con el Movimiento Acción Sindical Argentino (M.A.S.A.), un grupo de gremios de 62 gremios que fueron parte de la CGT de Caló y buscan hacerse sentir, liderados por Omar Viviani (taxistas), Ricardo Pignanelli (Smata), Andrés Rodríguez (UPCN) y Osvaldo Iadarola (telefónicos), entre otros.

Yasky tiene con qué hacerse valer: es líder del gremio docente CTERA, cuyo mayor capital es Suteba, capaz de cerrar las escuelas de la provincia de Buenos Aires. Su jefe es Roberto Suteba y ya dijo que no se baja del 40%.

Otro gremio clave para una medida de fuerza es la Unión Tranviaria Automotor (UTA), a cargo de los colectivos de todo el país. Sin ellos el área metropolitana queda desierta.

“Nosotros tenemos claro que vamos a negociar un 30%, que es la inflación que tomamos del año pasado. Hasta ahora no nos llamó nadie”, señaló ante LPO Mario Calegari, vocero de la UTA, que también tiene a cargo los subtes.

Algunas líneas quedaron lideradas por los rebeldes de la CTA, que mañana harán un paro en reclamo del bono de fin año que no fue.

Conscientes de que nadie para el país sin él, la UTA busca un rol protagónico en el grupo Castelar, creado el año pasado con un acto en el hotel de ese mismo nombre.

Lo integran entre otros José Luis Lingeri (Obras Sanitarias) por el sector de los independientes; Héctor Daer (Sanidad) por el sector de los “Gordos”; Omar Maturano (La Fraternidad) y Mario Caligari (UTA) por el sector del transporte; y Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento) por el moyanismo.

El camionero está dispuesto a pelear y también le respondió a Prat Gay. "No nos van a asustar diciendo que se van a perder puestos de trabajo. Nunca aceptamos que nos impongan un número en las paritarias", desafió. La pelea está por venir. 

Comentá la nota