En la CTA de los Trabajadores ponen paños fríos a la posible unificación con la CGT

En la CTA de los Trabajadores ponen paños fríos a la posible unificación con la CGT

Desde el espacio que lidera Hugo Yasky afirman que esa idea “son sólo versiones”, y que no se avanzó en conversaciones. Por el momento, están trabajando en el apoyo al Frente de Todos. Sobre la candidatura de Roberto Baradel, un sector dijo que fue “una propuesta de Yasky”, y que “no está definida”.

Diego Lanese.

Durante la cumbre de los candidatos del Frente de Todos, los dirigentes del Frente Sindical desliaron la posibilidad de articular los esfuerzos en el sector sindical y confluir en una única central obrera. Uno de los dirigentes de la cumbre, el docente Roberto Baradel, fue el encargado de lanzar la idea, en contacto con medios que fueron al encuentro. “Tenemos la necesidad de ir a una sola central sindical, con determinados compromisos para defender los derechos de los trabajadores”, resaltó.

Pese a esto, por el momento no hubo mayores pasos hacia esta unificación, que incluiría a la CGT, aunque no se sabe si en su totalidad. Desde La CTA de los Trabajadores pusieron paños fríos a la iniciativa, y sostuvieron que sólo se trata de “versiones”.

Lo mismo sucede con una posible confluencia con el sector de Pablo Micheli, recientemente desplazado de la conducción de la CTA Autónoma. Por esas horas, los dirigentes presionan para lograr el ingreso de representantes del mundo sindical a las listas. Uno de los que más suena es el propio titular de SUTEBA, pero no es el único para representar al sector.

La idea de unificar en una central obrera a los sectores que hoy forman el Frente Sindical surgió como respuesta a la falta de iniciativa de la conducción de la CGT. Si bien la idea no es nueva, en la CTA aseguran que hasta el momento “no hay nada concreto” “Por el momento son sólo especulaciones, en los hechos no hubo conversaciones concretas para avanzar hacia ese objetivo”, le dijo a Gestión Sindical una importante fuente de la central obrera que lidera Hugo Yasky.

Si bien el sector trabajo en “unidad en la acción” con Hugo Moyano, la Corriente Federal y el sector de Pablo Micheli, por el momento no hay a la vista una unificación desde lo institucional. “No hemos hablado del tema, es algo que cada tanto surge, pero sobre todo por la falta de acción de la CGT. Pero no hay nada concreto”, agregó el mismo dirigente. En este sentido, la cuestión no fue parte de la mesa de discusión, que se centró en la articulación de las protestas y la cuestión electoral.

Desde hace un tiempo que el espacio vienen caminando en conjunto, lo que abrió la posibilidad de unirse en lo formal. Lo mismo sucede con el espacio que lidera Micheli, que hoy dejo de ser el conductor oficial de la CTA Autónoma. “tenemos que hacer todos los esfuerzos y no distraernos de la construcción de unidad, hacer una autocrítica.

Aquello que nos desunió es una pavada comparado a lo que está pasando hoy”, dijo el dirigente en un reciente acto donde apoyó la candidatura a intendente del distrito de Lanús de Edgardo Depetri, un integrante del CTA de los Trabajadores que supo compartir militancia en ATE. Esta idea parece más posible que la unidad con la CGT.

En las inminentes elecciones del gremio estatal, el sector Verde y Blanco, que responde a la CTA de Yasky, analizó sumar a Micheli en la contienda, pero al final no hubo acuerdo. Si en este caso, ddonde había unidad de criterios para enfrentar a Hugo “cachorro” Godoy no se logró unidad, es difícil que lo haya pensando en la CTA.

En tanto, en el Frente Sindical piensan más en ir por la conducción de la CGT más que en hacer una nueva central, o sumar a otros espacios. La vuelta de la CTA a la CGT es otra posibilidad, la cual admitió el propio Yasky luego de reunirse con los integrantes de la fórmula Fernández-Fernández. A poco que asumió Mauricio Macri se especuló con esa idea, que no desagrada a la dirigencia. Ese punto parece convencer más a quienes están en la CGT, ya que sumaría votos para poder tomar el control de Azopardo.

Según una fuente del Frente Sindical, los números los benefician en un hipotético confederal, pero los “gordos” e “independientes”, que hoy están en la conducción, poseen los gremios más numerosos. “Estamos para ganar una interna, pero queremos que haya consenso”, dijo un dirigente del sector, ante la consulta de Gestión Sindical.

En este sentido, afirman que se necesitará “del apoyo de todos para los desafíos que dejará la Argentina sin Macri”.

En cuanto a la presencia de dirigentes sindicales en las listas, se sigue trabajando con los representantes de Alberto Fernández y el resto de los espacios, para lograr la presencia del movimiento obrero en la lista. En este punto, uno de los nombres que suena con más fuerza es el de Badarel, titular de SUTEBA y de la CTA de la provincia de Buenos Aires.

El espacio ya confirmó su apoyo a la fórmula bonaerense de Axel Kicillof y Verónica Magario, lo mismo que al binomio nacional. El propio Yasky apadrina la postulación del dirigente docente, para sumarlo al bloque de diputados sindicales que forma con Vanesa Siley (judiciales) y Walter Correa (curtidores), ambos de la Corriente Federal. Pero la postulación “fue a título personal”, y no de toda la central.

“Fue algo que dijo Jugo, en la central queremos que todos los compañeros tengan chances de ser parte de las listas en todas las jurisdicciones”, remarcó otro dirigente del espacio. En diálogo con Gestión Sindical agregó que “la de Baradel es una posibilidad más, vamos a pelear por los espacios y después veremos quienes son los mejores hombres y mujeres para representar a los trabajadores”. Por el momento, del espacio surge ese nombre, mientras que a nivel bonaerense se habla de algunos de los dirigentes de la seccional provincial.

Coment� la nota