Hugo Moyano se ve con la mesa chica de la CGT, con la mira puesta en la reunificación

Hugo Moyano se ve con la mesa chica de la CGT, con la mira puesta en la reunificación

El camionero se reúne con dirigentes de la central con los que hace tiempo está distanciado. El pedido de Alberto Fernández.

La tarea ardua fue de Héctor Daer, el sindicalista de más y mejor relación con Alberto Fernández, el interlocutor a quien el candidato presidencial le pidió que ensaye un acuerdo para tratar de reunificar, en 2020, la CGT.

Se encargó, en persona, de reconstruir diálogos rotos de hace tiempo, en particular con Hugo Moyano, el jefe del gremio de Camioneros que será una especie de "invitado especial" en la cumbre con la mesa chica de la central obrera.

Moyano tomó distancia hace tiempo y aunque su espacio, el moyanismo, continuó activo en la CGT, luego dejó directamente de participar de las reuniones de la calle Azopardo.

Daer, el encargado de tejer la unidad, debe lidiar con una vieja enemistad entre Moyano padre y Carlos West Ocampo, jefe histórico de Sanidad, el gremio del que Daer saltó a la cúpula de la CGT.

Este martes, en UPCN, con Andrés Rodríguez como anfitrión confluirán Daer, Moyano; Carlos Acuña (Estaciones de Servicio), Gerardo Martínez (UOCRA), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias) y, entre otros, Roberto Fernández (UTA).

Mirá tambiénHugo Moyano, tras los anuncios económicos: “Creo que Mauricio Macri se quiere ir”

Esa mesa se reunió, antes de la elección, con Fernández y participó hace quince días del primer bosquejo del pacto social que el candidato impulsó junto a Juan Manzur en Tucumán, y que tuvo como partenaire empresario, a Miguel Acevedo de la Unión Industrial Argentina (UIA).

Los elementos se vinculan: en el diseño "pactista" que promueve Fernández, el sindicalismo es una de las piezas clave y, en ese contexto, el imaginario ideal sería el de una sola CGT que integre al mayor número de gremios.

Los mandatos actuales, con formato de triunvirato, comenzaron en agosto de 2016 y se deben, por eso, renovar a mediados del 2020.

Se habla, incluso, de una central de la que forme parte también la CTA de Hugo Yasky, y a la que vuelvan a integrarse gremios que tomaron distancia como La Bancaria, que conduce Sergio Palazzo.

Héctor Daer y otros jefes cegetistas el 9 de setiembre pasado, tras reunirse con los ministros Dante Sica y Carolina Stanley en el Ministerio de Desarrollo Social.

Pero, por lo pronto, el primer paso es producir un acercamiento explícito entre Moyano y los sectores que integran la CGT que tiene a Daer y Acuña como co-secretarios luego de la renuncia de Juan Carlos Schmid, que formaba parte del triunvirato .

"Son las preliminares de la reunificación", explican desde una terminal sindical y le ponen la épica de "resolver viejos conflictos y suturar heridas políticas" que vienen, algunas, de los tiempos de Cristina Kirchner presidenta.

Hubo, luego, idas y vueltas. El moyanismo, que siguió con alguna condescendencia los primeros meses de Macri, luego se endureció y empezó a presionar en el seno de la central para exponer una posición más combativa.

Coment� la nota