Aulas vacías para que Macri abra las paritarias

Aulas vacías para que Macri abra las paritarias

La huelga alcanzó a las escuelas y las universidades, en reclamo de la reapertura de las negociaciones salariales. Los gremios docentes plantearon que el aumento acordado este año ya fue superado por la inflación. El Gobierno se niega a reanudar el diálogo.

Con un paro nacional de 24 horas en la educación pública y privada, los docentes le reclamaron al Gobierno que reabra la paritaria para discutir un aumento salarial que compense la inflación. Denunciaron también el ajuste educativo, por el que se están incumpliendo puntos de el acuerdo anual que firmaron en febrero. Ante estos pedidos, el ministro de Educación y Deportes, Esteban Bullrich, viene insistiendo en que no habrá una recomposición salarial. La postura tiene que ver con la política nacional de no reabrir las paritarias.

La huelga abarcó todos los niveles educativos, desde el inicial hasta el universitario. La realizaron Ctera (docentes estatales), Sadop (privados), UDA, CEA, AMET (escuelas técnicas) y los gremios universitarios Conadu, Conadu Histórica y Fedun.

“Cuando discutimos en febrero el aumento anual, era muy difícil pronosticar el índice inflacionario, por lo que se acordó una suba proyectada, que a esta altura ya se superó. Uno de los puntos era que la paritaria siguiera abierta para monitorear el poder adquisitivo del salario”, explicó sobre los motivos de la protesta la titular de Ctera, Sonia Alesso. La dirigente pidió al Gobierno que “escuche a los docentes” y que abra el “diálogo”.

La última reunión que los maestros tuvieron con el Ministerio de Educación por este tema fue el 3 de agosto. En ella, cuentan los gremios, Bullrich les dijo que “no había posibilidad de reabrir la paritaria” con el argumento de que “no” había “plata”. También rechazó iniciar negociaciones sobre otros puntos no salariales, como la continuidad de los programas socioeducativos (que sostienen por ejemplo a las orquestas juveniles), el plan de formación docente (que se inició el año pasado y preveía capacitar a un millón de maestros en tres años, pero ahora está interrumpido) o la discusión sobre la subejecución de los presupuestos educativos.

Al término de aquel encuentro, los gremios anunciaron que tomarían medidas de fuerza, que se concretaron ayer, con este paro. Las protestas continuarán en los próximos días con nuevas acciones: la semana próxima los docentes se sumarán a la Marcha Federal de las dos CTA y la Corriente Federal de Sergio Palazzo. Se movilizarán así por las provincias junto a otros sindicatos –el 31 de agosto, el 1 y el 2 de septiembre–, y para el cierre de la marcha, el viernes, marcharán con ellos a la Plaza de Mayo. Ese día harán una nueva jornada de paros en las aulas.

Cruces

Como es un clásico de las huelgas docentes, los gremios y el ministerio discreparon sobre su alcance. La Ctera aseguró que en escuelas y colegios del Estado fue “contundente”, con una adhesión del 90 por ciento, y el Sadop sostuvo que en los privados hubo un “alto acatamiento” –aunque aclarando que en algunas provincias los sindicatos de base no llamaron a parar sino a movilizarse–. “De no reabrir la paritaria el salario perderá un 12 por ciento del poder adquisitivo”, señaló el titular del Sadop, Mario Almirón.

El Ministerio de Educación, en cambio, consideró que la adhesión fue sólo “del 50 o 60 por ciento”. Hay provincias en que prácticamente no hubo paro, como en San Luis. Estimo que a nivel nacional esté en el 50 o 60 por ciento de acatamiento. Y esto marca también que hay un reconocimiento de la política salarial”, sostuvo.

Como parte de la discusión abierta hacia la opinión pública, los dirigentes sindicales y Bullrich se cruzaron también sobre el tema de fondo. El ministro sostuvo que el paro “no estuvo justificado en lo salarial” y aseguró que el incremento final que recibirá el salario inicial de los maestros “llegará casi al 50 por ciento en enero”. En este caso, el detalle que no conviene olvidar es que el funcionario habló así no del porcentaje que recibieron los sueldos en su conjunto, sino del aumento sólo del salario inicial, que es actualmente de 8500 pesos. Este piso es cobrado por el 8 por ciento de los docentes; para los demás, el aumento fue menor.

“Bullrich cambia los números según lo que le convenga”, replicó desde el Sadop Gerardo Alzamora. “En febrero dijo que nos había dado el 25 por ciento a cobrar en septiembre, ahora dice que nos dio 35 por ciento, y suma porcentajes que se cobrarán a futuro, incluso en enero... la realidad es que ya hubo una inflación por arriba del 40 por ciento y nuestro aumento quedó por debajo. La paritaria tiene un cláusula que dice que funcionará en forma permanente y será requerida por las partes cuando las circunstancias así lo requieran; ésta es una de esas circunstancias. Es la palabra que dio Bullrich, que al parecer tiene una palabra muy endeble,”

Alesso completó que el pedido de reapertura de paritarias busca garantizar “que el salario docente no quede por debajo de la línea de la pobreza y en algunos casos de la indigencia. Hay temas salariales y temas educativos que son urgentes”, advirtió.

Nuevas estrategias

Un dato novedoso, que muestra la nueva conflictividad generada por el macrismo, es que en grandes ciudades del interior, como Rosario y Córdoba, los maestros no marcharon solos, sino junto con otros trabajadores estatales y privados. En Córdoba, con estatales, obreros de Luz y Fuerza y judiciales. En Rosario, con estatales y el Movimiento Intersindical. ¿Por qué? Porque todos están pidiendo la reapertura de las paritarias, y logran de esta manera dar mayor intensidad a su reclamo. Este mismo esquema se viene viendo en la provincia de Buenos Aires desde el verano, en las jornadas de protesta contra las políticas de ajuste en la administración pública.

Ayer, en el conurbano bonaerense, que concentra la mayor densidad poblacional del país, la huelga docente se sintió fuerte. “Los salarios hoy están entre un 12 y un 15 por ciento por debajo de la inflación, sobre un 46 por ciento de inflación interanual”, coincidió con sus pares Roberto Baradel. El titular del Suteba apuntó que “lo que hoy están pidiendo los docentes es no estar por debajo de la inflación”. Su estimación fue que el paro “a nivel provincial alcanzó un 90 por ciento” de adhesión. En este sentido, advirtió que las políticas que está llevando adelante el Gobierno “están perjudicando a muchos sectores. Si no toman conciencia del reclamo, la conflictividad va a aumentar”.

Comentá la nota