Por la crisis del transporte público, el sindicalismo oficialista se divide

La política oficial de transporte también precipita realineamientos en el sindicalismo oficialista: la UGATT, la unión de gremios de esa área alineados con la Casa Rosada, analizará el conflicto de LAN y podría advertir al Gobierno que “no aceptará que ningún trabajador del sector pierda su empleo”.
La unión está liderada por dirigentes que hoy son duros cuestionadores de la política oficial de transportes, como su titular, Omar Maturano (La Fraternidad), enfrentado con el ministro Florencio Randazzo; su adjunto, Roberto Fernández (UTA), y el secretario gremial, Pablo Biró (APLA, pilotos), un independiente que critica a La Cámpora y se mantiene equidistante de todos los sectores gremiales. Pero entre sus 18 integrantes hay ultra-K como Omar Viviani (taxistas), entre otros.

En la práctica, se proponen ocupar el lugar que deja vacante la CGT Balcarce en esta área y adoptar un rumbo crítico del kirchnerismo. Hasta tal punto, que Maturano, Fernández y Biró mantendrán pasado mañana un encuentro con Sergio Massa para hablar de “la crisis del transporte”. La UGATT se creó para competir con la CATT, la confederación de gremios del transporte que pilotea el moyanismo.

Hoy se producirá un curioso contrapunto: a las 10 se reunirá la Ugatt y a las 17, la Catt, que conduce Juan Carlos Schmid (dragado y balizamiento) y que también analizará la crisis de LAN, con la presencia de Ricardo Cirielli (APTA, mecánicos) y Paula Marconi (Atcepea, azafatas de LAN). Estos dos gremialistas, cercanos a Luis Barrionuevo, se diferenciaron ayer del resto de sus colegas aeronáuticos: anunciaron que empezarán un paro pasado mañana si se concreta el desalojo de LAN del hangar, algo que provocaría despidos múltiples, según amenazó la empresa.

Pero el resto de los sindicatos, en su mayoría, integra la Federación Argentina de Personal Aeronáutico (FAPA), liderada por Edgardo Llano, enrolado en la CTA oficialista, que hará medidas de fuerza sólo si la aerolínea echa personal.

El que pateó el tablero es el moyanista Juan Pablo Brey, titular del gremio de aeronavegantes (AAA). Ayer renunció a la Ugatt, se incorporó a la Catt y anunció que participará de la FAPA, con la idea de evitar que allí predominen los gremios K.

En el mapa sindical aeronáutico: hay nueve gremios, de los cuales existen dos moyanistas (AAA y Upsa), tres kirchneristas (APA, Uala y Atepsa), tres barrionuevistas (APTA, Atcepea y Upadep) y uno independiente (APLA).

Curiosamente, de las cinco centrales obreras, sólo la CGT Azul y Blanca, que lidera Barrionuevo, tomó la iniciativa por LAN: mañana se reunirá para analizar el tema y solidarizarse con los 3.000 trabajadores de la empresa.

Coment� la nota