El Gobierno convocó a una mesa de diálogo y la CGT frenó el paro

El Gobierno convocó a una mesa de diálogo y la CGT frenó el paro

En una reunión con la cúpula sindical, los ministros propusieron convocar a gremios y empresarios para debatir salarios, impuestos y productividad; en respuesta, las centrales congelaron la medida de fuerza

 El gobierno de Mauricio Macri y la conducción tripartita de la CGT acordaron ayer en el Ministerio de Trabajo fijar un plazo de diez días para que la Casa Rosada analice y responda a los reclamos de la central obrera y convocar a una mesa económica y social a la que se denominó Mesa de Diálogo para la Producción y el Trabajo, que comprenderá al Gobierno, a los sindicatos y a los empresarios.

Como resultado de la reunión, la central obrera dejó en suspenso la convocatoria a un paro nacional, tal como había resuelto en el Comité Central Confederal realizado el viernes último.

En medio de un tenso clima social, signado por la difusión anteayer del índice de pobreza del Indec del 32,2%, la salida se instrumentó mediante la firma de un acta por la cual el Gobierno se comprometió a analizar y responder en diez días al pedido de la CGT de un bono de fin de año para sectores sociales y jubilados, aunque no lo haría para trabajadores privados y públicos.

Además estudia la exención del impuesto a las ganancias para el medio aguinaldo de diciembre, tal como anticipó ayer LA NACION.

También analizaron una nueva ley de reforma en las escalas del impuesto a las ganancias, que se debatirá en el Congreso.

"No se convocará por ahora a todos los sectores a una misma mesa, son muy diversos y heterogéneos, entonces se los irá reuniendo por sectores, de manera segmentada, pero todavía no está definido el formato", señaló a LA NACION un alto funcionario oficial.

Luego de una conversación de tres horas, con momentos tensos y otros más armónicos, las partes dejaron sentado en el acta que "el Gobierno se ha comprometido a analizar los reclamos y avanzar en las respuestas a través de la búsqueda de consenso y de la convocatoria a la Mesa de Diálogo para la Producción y el Trabajo", que congregará a los trabajadores y a las principales cámaras empresariales.

"No será llamada como una mesa de dialogo social, pero sí se convocará a los empresarios y a los sindicatos para acordar políticas de producción", dijo a LA NACION una fuente oficial.

En esa convocatoria se analizarán los lineamientos del futuro Plan Productivo, para mejorar la competitividad y la productividad, que el Gobierno ya presentó ante empresarios y que procura consensuar con los sindicatos.

Del Gobierno firmaron el acta los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, que ofició de anfitrión; el de Interior, Rogelio Frigerio; de Producción, Francisco Cabrera; de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, y el secretario de Coordinación Interministerial, Mario Quintana.

Por la conducción cegetista lo suscribieron Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña, además de otros miembros de la cúpula de la central obrera como José Luis Lingieri, Omar Maturano, Roberto Fernández, Pablo Moyano, Andrés Rodríguez, Francisco Gutiérrez, Rodolfo Daer y Jorge Sola.

"No hay tregua y tampoco existe fecha de paro. El paro se hará si no se cumple con los reclamos", dijo Héctor Daer, al salir del encuentro. "Quedamos en que, en diez días, el Gobierno convoca a una reunión a sectores empresariales. A partir de ahí, tendremos las respuestas", aseguró.

En forma paralela, el ministro Cabrera los invitó a integrar el Consejo de la Producción, que funciona desde hace meses en su cartera con empresarios y cámaras, cuya próxima reunión será el 4 de octubre.

Según pudo saber LA NACION, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, conversa desde hace unos días con las principales cámaras empresariales para sentar a todos a una mesa amplia que abordará diversos temas.

Según trascendió, serán convocadas las cámaras industriales, de comercio, de la construcción, los bancos, la Bolsa y las entidades agropecuarias.

No se sabe aún si se incluirá a las dos CTA y a la Iglesia, que siempre bregó por la convocatoria a una mesa de diálogo social.

"La mesa de diálogo será para lograr consensos en medidas de corto, mediano y largo plazo. Allí se comenzará a discutir el Plan Productivo para crear nuevos empleos", señaló un allegado a Triaca.

"Estamos contentos porque los dos quieren crear más empleo con mejores salarios y mayor competitividad", señaló un allegado de Cabrera.

En las reuniones entre el Gobierno, los sindicatos y los empresarios se analizarán las formas de bajar los costos de producción: la presión tributaria, una futura reforma del impuesto a las ganancias, al régimen de accidentes de trabajo y de ART -que genera mucha litigiosidad-, los costos laborales no salariales, el sistema de despidos, las obras de infraestructura y el régimen de obras sociales.

Si bien Macri nunca estuvo convencido de convocar a una mesa multisectorial por considerarla improductiva para el Gobierno, ahora aceptó una versión aún no determinada para canalizar algunas de las demandas de los gremios y los empresarios.

Destacan el clima de diálogo

El presidente de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), Guillermo Ignacio, destacó "el clima de diálogo", que existe en el país, al comenzar las deliberaciones de la 54a. Asamblea General de la entidad, que delibera en Tucumán. "El proceso eleccionario trajo a la sociedad en general y a la prensa, en particular, una renovada esperanza", señaló.

Qué buscará cada sector con el acuerdo productivo

El Gobierno, los empresarios y la CGT ponen sus cartas sobre la mesa

CGT

Ayuda para las Fiestas: Ante la negativa de una nueva apertura de paritarias, la central obrera apuesta a obtener para los asalariados un beneficio económico para las Fiestas. Reclaman un bono de fin de año, tanto para trabajadores estatales como para privados

Organizaciones sociales: En su alianza reciente con las agrupaciones piqueteras, la CGT exige un "beneficio social" para los trabajadores informales, los jubilados y para quienes reciban asignaciones familiares; insisten en que también los reciban antes de fin de año

Aguinaldo sin pago de Ganancias: A modo de compensación, y para "estirar" hasta comienzos del año que viene, cuando se negocien nuevamente las paritarias, el triunvirato cegetista solicitará que se exima del pago de Ganancias el medio aguinaldo de diciembre. Será la antesala al reclamo por la eliminación del impuesto

Empresas

Reforma tributaria de impuestos: Los empresarios reclaman por el elevado peso de los impuestos sobre sus ganancias y cómo afecta en su competitividad. Buscarán negociar una reducción de la presión impositiva o mejores condiciones de mercado

Costos salariales no laborales: En la Unión Industria Argentina (UIA) se informó a las autoridades cómo la suba del ausentismo o de la litigiosidad impacta en la rentabilidad de las compañías. Esto se refiere a cómo repercuten sobre los precios los empleados que no van a trabajar y los juicios que no se solucionan a través de la ART

Bajar la inflación y reglas claras: Los empresarios exigen estabilidad y previsibilidad en las normas, esencial para hacer negocios a futuro. También buscan desburocratizar el vínculo con el Gobierno y un plan antiinflacionario que no recaliente las paritarias.

Gobierno

Negociar ante todo: El Gobierno quiere mantener un estado de negociación que evite la conflictividad excesiva, sobre todo hacia fin de año. Por ello, está dispuesto a considerar algunas demandas, como la exención de Ganancias del medio aguinaldo o el bono para trabajadores informales

Mejorar la productividad: El Gobierno quiere discutir con la CGT la baja de los costos de producción no salariales dentro del Plan Productivo, para lograr competitividad. Además, buscará incorporar su plan de primer empleo y activar la reinserción laboral con planes sociales y capacitación laboral

Paritarias e infraestructura: El Gobierno aspira a bajar la inflación para poder enfriar un poco las paritarias que se discutirán en 2017. Apuesta a continuar la obra pública y a abrir nuevos mercados que permitan crear más empleo

Comentá la nota