Huelga y reclamos en todo el país

Huelga y reclamos en todo el país

ATE, Ctera y la Federación Nacional Docente cumplieron la medida de fuerza con alto acatamiento. Hubo dos manifestaciones centrales en Capital, frente al Congreso y el Ministerio de Educación, además de actos y movilizaciones en varias provincias.

Docentes y estatales coincidieron ayer en un paro nacional que tuvo como reclamo central la reapertura de paritarias. “Hemos perdido poder adquisitivo producto de la inflación. Los salarios bajan y el Gobierno sigue atendiendo únicamente a los más ricos”, describió el secretario general de Suteba, Roberto Baradel, quien resaltó que el acatamiento fue “unánime” entre los docentes. El secretario general de ATE, Hugo “Cachorro” Godoy, celebró la “unidad” entre los gremios (en su mayoría, de ambas CTA, y en menor medida de la CGT) y el “carácter federal” de la medida de fuerza, que abarcó varias ciudades del interior del país y tuvo como epicentro dos actos en Capital Federal, uno frente al Congreso y otro en las puertas del Ministerio de Educación.

ATE, la Ctera, y la Federación Nacional Docente garantizaron el grueso del paro en casi todo el país. La huelga se sintió con fuerza en la provincia de Buenos Aires, donde también pararon los judiciales y los médicos del Cicop, gremio que viene de realizar un paro de 48 horas hace dos semanas. El Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) paró en Santa Fe y Entre Ríos, y sumó su columna en el acto frente al Congreso. Hubo movilizaciones, actos públicos y radios abiertas en las capitales de Río Negro, Chubut, Misiones, Santa Cruz, La Pampa, Córdoba y Entre Ríos.

“El atraso de los salarios frente a la inflación es gravísimo. En el caso de los estatales, el paro es tanto contra el gobierno nacional como contra las gobernaciones y los municipios, que deben reabrir la negociación salarial y reincorporar a los despedidos”, sostuvo Godoy. Para el secretario general de ATE, la medida de fuerza de ayer “mostró que hay una voluntad creciente de organización de los trabajadores” y dejó como balance “que puede haber unidad en la acción entre los gremios”.

Entre los docentes, “el reclamo fue unánime”, aseguró a Página/12 el secretario general de Suteba, Roberto Baradel, quien calculó un acatamiento del 90 por ciento en todo el país y de un 93 por ciento en la provincia de Buenos Aires. “El Gobierno está incumpliendo un acuerdo paritario”, sostuvo en relación con la cláusula de monitoreo de la inflación, firmada durante las negociaciones previas al inicio de las clases, y a la que apelan los docentes para exigirles a las autoridades que se sienten a dialogar.

Otro reclamo de los docentes tiene que ver con la “inversión necesaria para la escuela pública”: exigen que el presupuesto educativo llegue al 10 por ciento del PBI. Los maestros rechazan la política educativa de Cambiemos en su totalidad: “Quieren imponernos peores condiciones de trabajo, flexibilización laboral, bajos salarios y, así, ir generando las condiciones para la privatización”, aseguró Baradel. Con la consigna de la defensa de la educación pública, preparan una “marcha federal docente”, en la que buscarán confluir en Plaza de Mayo con los estudiantes, los no docentes y toda la comunidad educativa.

Los estatales fueron uno de los sectores más golpeados: cerraron un aumento del 27 por ciento en tres cuotas, a lo que hay que sumarle más de 30 mil despidos que se produjeron en el Poder Ejecutivo nacional y en las provincias.

Ayer, los unió a los maestros un reclamo común: la reincorporación de los 200 despedidos de hace un mes en el Ministerio de Educación y el refinanciamiento de los programas socioeducativos, vaciados de personal y cuyos presupuestos fueron subejecutados. “Rechazamos los despidos en Educación, que afectan áreas clave para sostener las políticas públicas, pero también acompañamos el reclamo de los docentes por la reapertura de paritarias, como exigimos los estatales y como exigen todos los trabajadores”, indicó a este diario el secretario general de ATE Capital, Daniel Catalano.

La medida de fuerza “fue la continuidad de un camino que estamos recorriendo en conjunto gremios de la CGT y la CTA y que creemos debe decantar en un paro general”, agregó Baradel. “Esperamos que la CGT defina el paro –agregó Catalano– para sumarnos desde todos los sectores.”

Comentá la nota