Un gesto para acercarse a los sindicatos

Un gesto para acercarse a los sindicatos

En el marco del Plan Universal de Salud que anunció ayer, el Presidente incluyó la devolución de la millonaria cifra hasta 2020. Los gremialistas aseguraron que el reconocimiento no modificará sus otros reclamos.

Los popes gremiales de las tres fracciones cegetistas volvieron a sentarse en el Salón Blanco de la Casa Rosada para participar del anuncio del presidente Mauricio Macri de la devolución escalonada hasta el 2020 de unos 29 mil millones pesos a las obras sociales sindicales: unos 2700 millones serán en forma inmediata; otros 8000 pasarán a formar parte de un fideicomiso de la Superintendencia de Servicios de Salud para la Cobertura Universal de Salud (con hospitales públicos incluidos) que propone el Gobierno a través del Ministerio de Salud; 4500 estarán destinados a emergencias (con disponibilidad parcial inmediata) y 15000 millones en bonos con vencimiento en 2010. En el macrismo apuntan a que la millonarias devolución de fondos descomprima los reclamos que levanta parte de la dirigencia cegetista. Habrá que ver como el “gesto” del Gobierno repercute en el plenario de secretarios generales que participan del proceso de reunificación de la central sindical previsto para el viernes donde se debería aprobar un documento sobre la política económica-social del Gobierno.

Los sindicalistas compartieron los asientos del Salón Blanco con funcionarios y los gobernadores (ver página 4). Allí estuvieron, entre otros, los gremialistas Armando Cavalieri (comercio), Ricardo Cirielli (técnicos aeronáuticos), Omar Plaini (canillitas), Gerardo Martínez (construcción), Víctor Santa María (encargados de edificios), José Luis Lingeri (obras sanitarias) y Gerónimo “Momo” Venegas (peones rurales). También tuvo su silla uno de los referentes de las fracciones de la CGT, Antonio Caló (metalúrgicos), pero los otros dos faltaron a la cita: el camionero Hugo Moyano y el gastronómico Luis Barrionuevo, aunque si estuvieron sus hombres de confianza, Carlos Frigerio (cerveceros) y Luis Acuña (estaciones de servicios), respectivamente.

Desde el atril, Macri dio detalles de las medidas contenidas en cuatro decretos y una resolución administrativa (a publicar en el Boletín Oficial) como parte del acuerdo en el que trabajaron los sindicalistas Lingeri, Jorge Sola (seguros) y Andrés Rodríguez (estatales) con el superintendente de Servicios de Salud, Luis Alberto Scervino, el ex director médico de la obra social del gremio del propio Lingeri.

La deuda de 29 mil millones de pesos del Fondo Solidario de Redistribución (FSR), que las obras sociales sindicales reclaman por prestaciones realizadas desde 2002 será restituida de distintas maneras. Unos 2700 millones serán devueltos en forma inmediata, ya que la partida estaba prevista en el presupuesto 2015 pero no fue ejecutada. Aunque de ese dinero solo un 80 por ciento estará a disposición de las obras sociales, porque el 20 por ciento restante todavía no fue auditado.

Otros 8000 millones serán parte de un fideicomiso en el Banco Nación que serán utilizados para la creación de la Cobertura Universal de Salud (que el Gobierno enviará al Congreso), para integrar la seguridad social y los hospitales públicos. Su ejecución estará en manos de una dirección compuesta por dos representantes del Ministerio de Salud, dos de la Superintendencia de Seguros de Salud y dos de la CGT.

Unos 4500 millones serán destinados a un Fondo de Emergencia y Asistencia para las abras sociales ante situaciones de emergencia y epidemias, también de disponibilidad inmediata. Poco mas de la mitad total de la deuda, unos 15 mil millones, serán colocados en bonos del Tesoro Nacional con vencimiento en 2020.

El Gobierno aspira a que el millonario desembolso tras el trabajoso acuerdo con los sindicalistas descomprima otros reclamos gremiales y continúe una relación amigable. “Este fue un acto institucional por un viejo reclamo sindical. Lo otro va por cuerda separada”, dijo a Página/12 uno de los gremialistas presentes ayer en la Rosada.

La actitud que adoptarán los gremios luego de este gesto tendrá un primer termómetro el viernes, durante un plenario de secretarios generales convocado en la sede de la CGT Azopardo, que se encaminan a la reunificación de la central sindical el 22 de este mes. Allí está previsto aprobar un documento, que circula entre los distintos gremios, que hasta ahora reúne duras críticas al gobierno por la inflación, la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores y reclama la apertura de paritarias. El contenido de ese documento, titulado provisoriamente “De mal en peor”, marcará el humor de los sindicalistas frente al Gobierno.

Comentá la nota