Chile: Sebastián Piñera avanza sobre una nueva reforma laboral

Chile: Sebastián Piñera avanza sobre una nueva reforma laboral

El presidente recibió el viernes documento con varios ejes y propuestas de un grupo expertos. Los sindicatos también entregaron sus propuestas.

En el marco de una denominada modernización laboral el gobierno chileno busca avanzar en un reforma con varios ejes, entre otros se destaca avanzar hacia un sistema alternativo de indemnización por años de servicio.

Dentro del grupo sindical se encuentran la Central Autónoma de Trabajadores (CAT), la Confederación de Trabajadores de Chile (CTCh) y la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) quienes también entregaron este viernes sus propuestas.

Si bien el gobierno ya contaría con un proyecto propio se encuentra en un camino de legitimar el proyecto oficial incorporando la mirada de expertos y representantes sindicales. El contexto del proyecto lo sitúa como una contra reforma a la aprobada durante el gobierno de Michelle Bachelet.

En este sentido calificó al proyecto que enviará al Congreso como realmente moderno, que no menoscaba los derechos de los trabajadores pero actual “y no para una realidad que ya fue y que no volverá”. Este proyecto es uno de los pilares de la gestión junto a una reforma tributaria y previsional.

Entre los cambios acordados en el documento entregado se cuentan, cambios estructurales en la cartera de trabajo, el actual sistema de capacitación y cambios en materia contratación individual y colectiva.

Sobre el ejercicio del derecho a huelga en el marco de la negociación colectiva se preve mecanismos para garantizar el derecho a trabajar de quienes son parte de la empresa pero no participan de la medida para lo que se evalúan varias fórmulas, entre ellas determinación de servicios mínimos hasta la intervención de la Dirección de Trabajo para definir dotaciones mínimas.

Sobre el término de las huelgas se establece su finalización en caso de reincorporación de la mayoría absoluta de los trabajadores y la aceptación del último instrumento colectivo para los trabajadores descolgados.

Sobre la identidad de los negociadores se establece determinados límites a los grupos que negocian por fuera del sindicato.

Para ello se estaría “reconociendo ciertos derechos propios del sindicato que no serán aplicables a los grupos negociadores como, por ejemplo, la huelga, el fuero de negociación y la posibilidad de extensión de beneficios”.

Está cláusula estaría sometida al control constitucional en virtud de fallos que revisaron la última reforma.

Indemnización alternativa: En este ámbito se proponer crear un segundo sistema de indemnización a todo evento que sería optativo para los trabajadores respecto del mecanismo vigente, que obliga a la empresa a pagar una compensación equivalente a un mes de sueldo por año de servicio (con un máximo de 90 UF y un tope de 11 meses) sólo en caso de despido. Esto incentiva la rotación laboral antes de cumplir un año de antigüedad en el empleo y la desincentiva tras cumplir ese plazo.

La propuesta plantea crear un segundo sistema optativo a todo evento (es decir, que opere tanto en caso de despido como de renuncia), financiado con una cotización mensual de cargo del empleador al seguro de cesantía, de manera que los recursos estén disponibles sin mayor trámite al concluir la relación laboral. El sistema de indemnización actual seguirá vigente sin cambios y será el trabajador quien optará entre ambos al suscribir su contrato.

Protección trabajadores de firmas tecnológicas: El objetivo es que quienes se desempeñan en plataformas tecnológicas (como servicios de entrega o transporte, entre otros) tengan protección social en materia de accidentes, salud y previsión. Aunque se debe evaluar caso a caso, ya que cada plataforma es distinta y se debe definir si se trata de trabajadores o prestadores de servicios independientes. Se propone que en este segundo caso las plataformas actúen como agentes retenedores de impuestos, y por ende, de las cotizaciones previsionales que correspondan.

Jornada laboral: La jornada de trabajo en Chile es de 45 horas semanales y no puede distribuirse en más de 6 ni menos de 5 días, aunque hay algunos sectores productivos (como la minería) donde se autorizan distribuciones distintas.

Los expertos proponen incorporar al Código del Trabajo una alternativa de distribución mensual con un límite máximo de 180 horas mensuales, límites máximos de jornada diaria y horas extraordinarias, que permitan acuerdos entre el trabajador y el empleador. Por ejemplo, jornadas más cortas durante las vacaciones escolares y más extendidas tras el regreso a clases.

También se sugiere abordar la opción de pactos colectivos para jornadas anuales y semestrales suscritos entre el empleador y el sindicato, que por ejemplo pudieran implicar cambios asociados a las diferentes fases de producción.

Además, el grupo de expertos formuló recomendaciones para agilizar el procedimiento de reanudación de faenas cuando la huelga cause graves daños a la salud, medio ambiente o abastecimiento de la población; y para facilitar que en las empresas donde no existe sindicato (o donde la tasa de sindicalización es inferior al 30% de los trabajadores) se puedan suscribir los pactos de adaptabilidad de jornada y trabajo a distancia actualmente disponibles en la ley.

La Comisión técnica propuso sistema alternativo de indemnización laboral. La idea consiste en incorporar este modelo al Código del Trabajo como un segundo mecanismo de indemnización.El plan sería financiado por una cotización mensual a cargo del empleador.

En el marco de la modernización laboral que impulsa el Gobierno, una comisión de expertos conformada por el Ejecutivo propuso avanzar hacia un sistema alternativo de indemnización por años de servicio.

La idea consiste en incorporar al Código del Trabajo este segundo mecanismo de indemnización por término de contrato, a todo evento y financiado con una cotización mensual de cargo del empleador, consigna El Mercurio.El monto de esta modalidad sería similar al regulado actualmente para las trabajadoras de casa particular, cuya indemnización se financia con un aporte del empleador equivalente al 4,11 % de la remuneración bruta mensual, dinero que se cotiza en la misma AFP en la cual está afiliada por un periodo tope de 11 años.

También hubo propuestas en aspectos como la flexibilización de la distribución de la jornada de trabajo, la regulación por la vía legal de los grupos negociadores y el restablecimiento, con ciertos límites, del reemplazo interno de trabajadores en huelga.

Para el Presidente Piñera los cambios en el ámbito laboral no implican la precarización de los derechos laborales.

“Quiero plantear con mucha fuerza que nada de esto es para precarizar las relaciones y derechos laborales”, afirmó el Mandatario.

“La actual legislación precariza mucho los derechos de los trabajadores, porque no les permite ejercer su libertad y poder tomar sus propias decisiones”, añadió.

Estas propuestas irán en directa relación con las reformas laborales que el Gobierno pretende impulsar durante este año 2019.

Las  50 propuestas entregadas por las comiciones se enmarcaron en cinco ejes temáticos:

1. Conciliar trabajo y familia para mejorar la calidad de vida de las personas.

2. Buscar normas innovadoras para las nuevas y crecientes formas de empleo.

3. Acentuar las competencias, formación y preparación de los trabajadores para los nuevos tiempos.

4. Mejorar la fiscalización para aumentar la protección de los trabajadores.

5. Empujar relaciones colectivas más justas, que fomenten el diálogo y la certeza jurídica

Coment� la nota