El Partido Justicialista, en manos de los sindicatos

El Partido Justicialista, en manos de los sindicatos

El barrionuevismo y el moyanismo quedaron a cargo del PJ tras la decisión judicial de la jueza Servini de Cubría. Triunfo de un sector de las 62 Organizaciones Peronistas.

El extitular de la CGT Azul y Blanca y líder de Gastronómicos, Luis Barrionuevo, se presentó esta tarde en la sede nacional del Partido Justicialista (PJ) para comenzar el proceso de normalización de la organización, por decisión judicial de la jueza federal María R. Servini de Cubría.

Tras anunciarse ante el ahora presidente saliente del PJ, José Luis Gioja, el histórico sindicalista salió del edificio pejotista y dijo que “asumió” el mandato de la jueza que lo convierte en el interventor normalizador del partido.

El titular de la UTHGRA llegó acompañado de un nutrido número de gremialistas integrantes de las 62 Organizaciones Peronistas, entre ellos Carlos Acuña (triunviro de CGT) y Horacio Váldez (Vidrio), dos de los afiliados que impulsaron la medida cautelar para que se declare “el estado de acefalía” del partido, Marcelo Peretta (Farmacéuticos) y Marcelo Pariente (Motoqueros Mensajería).

“En este momento, de acuerdo a la Justicia, el interventor soy yo y asumo la responsabilidad”, afirmó Barrionuevo, que pidió el desalojo de Gioja y de la actual conducción del PJ, en contacto con la prensa al salir de la sede del partido en Matheu 130 de la Capital Federal

Con el fallo de la Justicia, “el barrionuevismo y el moyanismo se quedan a cargo del Partido Justicialista“, le confió un importante  dirigente de las 62 Organizaciones a Mundo Gremial.

Según la Resolución 16/18 de Servini, los peticionantes -Acuña, Valdez y Oscar Rojas (SOM)- estimaron que “ninguno de quienes arrogan el mandato de los afiliados, a la fecha cumplen ese requisito” de conducir el partido y representarlos.

Como fundamento de esto, enumeraron que “así las cosas, vemos cómo se realizan convocatorias en las que participan ‘hermanos de frustrados candidatos’, ‘dirigentes sin mandato político que perdieron por paliza en las elecciones nacionales’, y ‘ex funcionarios’ que sólo podían ejercer alguna función a la sombra de la ex Presidente y que en la actualidad nadie reconoce”.

En el fallo, Servini realizó alusiones a la “crisis” que atraviesa el PJ y en ese marco, señaló que “resulta necesario forzar la memoria a efectos de poder encontrar una crisis política e institucional como la que afecta al Partido Justicialista de orden nacional en la actualidad”, sostiene la jueza.

Aludió incluso a “los adversos resultados electorales obtenidos” en las elecciones de 2015 y 2017 y afirma que las derrotas de esos comicios “han profundizado la división interna que venía gestándose con antelación” y “han provocado una crisis en la conducción partidaria difícil de superar”.

La jueza también adviertió que en las elecciones del año pasado “reconocidos dirigentes partidarios apoyaron candidaturas de partidos o frentes de los que el justicialismo no formó parte o directamente se han postulado como candidatos de esas agrupaciones […] que compitieron contra el partido fundado por el general Perón”.

Los argumentos de Servini en favor de ordenar la intervención del PJ incluyen una frase de Perón. “Es necesario recordar lo manifestado por el general Juan Domingo Perón al expresar que ‘el peronismo anhela la unidad nacional y no la lucha'”. La reflexión citada por la jueza forma parte de Las veinte verdades peronistas.

Comentá la nota