Gastronómicos pidieron la reactivación del sector con protestas en todo el país

Los trabajadores gastronómicos protagonizaron este martes una jornada nacional de “protesta pasiva” para reclamar la reapertura de la actividad.

Convocada por la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA), la medida tuvo fuerte acompañamiento en Ciudad de Buenos Aires y grandes localidades del país.

La protesta se realizó bajo el lema “Necesitamos trabajar YA” y la continuidad del plan de acción iniciado semanas atrás con una masiva movilización a Plaza de Mayo encabezada por el secretario general de la UTHGRA, Luis Barrionuevo.

Los gastronómicos se manifestaron en la puerta de locales emblemáticos y en algunos casos hubo cortes de calle. En la CABA, se concentraron en la sede porteña del gremio y en distintos establecimientos, entre otros, en Pippo, el clásico restaurante de la gastronomía porteña que anunció su cierre tras 83 años de historia.

También se sintió con fuerza en las delegaciones La Pampa, Mendoza, La Rioja, Mar del Plata, Jujuy, Zona Oeste, Avellaneda-Lomas de Zamora, Paraná, Partido de la Costa, Rosario, San Francisco, Rafaela, Córdoba, San Luis, Comodoro Rivadavia, Santiago del Estero y Quilmes.

Desde la UTHGRA insisten con la urgente reapertura de los locales de la actividad y ven “insuficientes” los permisos otorgados en algunos espacios de la Capital Federal.

La crisis en el sector es inédita, con locales que cumplieron los seis meses sin trabajar ante las medidas de aislamiento preventivo por la pandemia de coronavirus.

Al respecto, la UTHGRA planteó que “la apertura recientemente dispuesta (en el AMBA) por las autoridades es insuficiente, pero es un pequeño paso”, y señaló que “con el flagelo del virus la situación es muy angustiante para empresarios y trabajadores”.

El gremio afirmó que “la situación del turismo, la hotelería y la gastronomía es realmente grave y afecta a más de 30 mil trabajadores formales más aquellos que no lo son“, por lo que convocaron a “una jornada en cada establecimiento, en forma pacífica, con las medidas de protección y distanciamiento”.

“¡Queremos trabajar! Creemos en la gente y por eso, con las precauciones que corresponden, podremos volver a la felicidad de la actividad. Cada uno poniendo su esfuerzo, seriedad y responsabilidad”, insistieron los hoteleros en su mensaje.

Y finalizaron: “Sin ninguna duda el daño es terrible para todos, pero el turismo, la hotelería y la gastronomía (cerraron 2.000 establecimientos), es un sector que sufre profundamente las consecuencias derivadas de la pandemia”.

Comentá la nota