Gira europea de Triaca con gremios se hizo “low cost”

Casi todos los sindicalistas convocados se bajaron de la comitiva. Tampoco irán empresarios, como se planificó originalmente.

La gira europea que arrancará la semana que viene el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y que debía mostrar una comitiva sindical y empresaria de primera línea terminó reducida a su mínima expresión. Las repercusiones de la marcha masiva de Hugo Moyano y sus aliados y la pérdida de poder del funcionario tras el escándalo con su excasera se complotaron para bajar del avión a casi todos los gremialistas convocados inicialmente y obligar su reemplazo por figuras con poco reconocimiento. Ante ese panorama la cartera laboral desistió además de su plan original de sumar a dirigentes del sector empleador. 

La gira arrancará el martes que viene y recorrerá España, Alemania y Holanda, con el propósito de explorar los modelos de consejo económico y social vigentes en esos países. El listado inicial con una docena de secretarios generales de sindicatos medianos y grandes se vio alterado casi por completo y sólo permaneció como dirigente con peso propio Ramón Ayala, el sucesor del fallecido Gerónimo "Momo" Venegas al frente de los rurales de Uatre. Por lo demás, la nómina final, a la que tuvo acceso este diario, sufrió una deserción masiva. 

En la CGT alegaron que las bajas fueron resueltas para no regalarle a Triaca elementos para mostrarse como una suerte de articulador de la vida interna de la central obrera, como sospechan que se promociona el funcionario ante sus colegas del Gabinete. También dijeron que subirse a la comitiva hubiese expuesto a los dirigentes como la contracara de Moyano tras el acto multitudinario que lideró el miércoles en la 9 de Julio junto a un puñado de sus aliados, las dos CTA, movimientos sociales y sectores del peronismo. 

Entre las deserciones figuran las de José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Andrés Rodríguez (estatales de UPCN), ambos referentes del sector de los denominados "independientes" dentro de la CGT; Armando Cavalieri (Comercio), el más emblemático de los "gordos" de los grandes gremios de servicios; Sergio Sasia (Unión Ferroviaria) y Guillermo Moser (Luz y Fuerza), ambos mencionados como posibles postulantes para la jefatura de la central en un eventual recambio de autoridades este año; Roberto Fernández (colectiveros, UTA), Rodolfo Daer (Alimentación) y Raúl Álvarez (aguas gaseosas, Fataga). Tampoco irá Gerardo Martínez, de los albañiles de UOCRA y principal referente en la CGT ante los foros internacionales. 

Además de Ayala subsistieron de la nómina original José Ibarra (conductores de taxis), ambos integrantes de las 62 Organizaciones, el sello más oficialista de la CGT y que también lideró hasta su muerte Venegas, y Noé Ruiz, del sindicato de modelos. Los que se bajaron eligieron a sus reemplazantes: Moser, a Fabián Hermoso (químicos); Lingeri, a Julio Monastra (Obras Sanitarias); Álvarez, a Norberto Quiroga (Luz y Fuerza); Daer, a Luis Hlebowicz (pasteleros); Rodríguez, a Karina Trivisonno (UPCN); Sasia, a Luis Pandolfi (tintoreros), y Cavalieri, a José González (Comercio). 

El capítulo empresario de la comitiva fue incluso más breve. Tras haberle pedido a fin de año al vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) Daniel Funes de Rioja (también con presencia permanente en varios foros internacionales) que nominara ejecutivos de la central fabril para compartir la gira, Triaca en las últimas semanas desistió de sumar a referentes del sector empleador al viaje. En reserva algunos de los testigos de la negociación alegaron desinterés por parte de los ejecutivos. Cerca del ministro incluso negaron que hubiese una intención inicial de que la comitiva fuese mixta. 

La postura actual contrasta con la participación entusiasta que mostraron los hombres de negocios el año pasado cuando fueron convocados por Macri para trasladarse al viejo continente. En febrero se montó una comitiva de alto nivel que acompañó al jefe de Estado a España e incluyó una visita al Consejo Económico y Social de ese país, y al mes siguiente la respuesta fue similar en el viaje del mandatario a Holanda.

Comentá la nota